Éxito del inicio de la huelga indefinida en ABB

Primera jornada de la huelga indefinida que ha venido acompañada de una marcha por Madrid hasta la sede de la multinacional en la capital española

La práctica totalidad de la plantilla de ABB en Córdoba ha secundado la primera jornada de la huelga indefinida convocada por el comité de empresa para mostrar el rechazo de los trabajadores y trabajadoras al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) presentado por la empresa, en cuya sede se han concentrado en torno a medio millar de personas –entre trabajadores y trabajadoras y representantes sindicales- tras una marcha que se inició en la avenida Luis Aragonés. Los manifestantes recorrieron las instalaciones de la empresa que abandonaron ante la presencia de la Policía Nacional.

El próximo lunes 15 nueva manifestación en Córdoba

Esta manifestación precede a la que se llevará a cabo el próximo lunes 15 en Córdoba, para la que el presidente del comité de empresa de la planta cordobesa, Jesús Villegas, ha vuelto a hacer un llamamiento a la ciudadanía porque, reiteró una vez más, “no se trata solo del empleo de 49 personas –más otras diez de la planta de Trápaga (Bilbao)-, sino del desmantelamiento de la poca industria que queda en la ciudad”.

Villegas se mostró contundente y dijo que si la empresa no retira el expediente el conflicto “está servido”. No obstante, dejó claro que se está negociando con voluntad de que el ERE se retire y que no se produzcan los despidos contenidos en el mismo ni el cierre de la línea de interruptores anunciado por la multinacional.

Asimismo, el representante de los trabajadores y trabajadoras de la fábrica de Córdoba recalcó que este expediente no se produce por problemas económicos, pues la empresa estaba obteniendo resultados positivos hasta que se produjo la venta de la división eléctrica a Hitachi, momento en que, repentinamente, las cifras empeoraron. En opinión del comité, el ERE responde a un intento de deslocalizar la producción relacionado, precisamente, con la venta a la multinacional japonesa.

Además, insistió en que la línea de interruptores que se pretende cerrar no solo no tiene pérdidas, sino que estaba experimentando un importante crecimiento, tanto es así, que estaba previsto duplicar turnos y ampliar los espacios dedicados a la misma en la planta de Córdoba.