El cardenal Aquilino Bocos preside la Función Solemne de la Expiración

Expiración

El purpurado claretiano ha sido el encargado de cerrar con esta solemne Eucaristía el Quinario al Santísimo Cristo de la Expiración celebrado días pasados

Expiración
En el centro con el báculo y la mitra el cardenal Aquilino Bocos C.M.F./ÁLVARO PINEDA

El cardenal de la Santa Iglesia Católica Aquilino Bocos Merino ha sido el encargado de presidir la Función Solemne celebrada hoy en la iglesia de San Pablo por la Hermandad del Stmo. Cristo de la Expiración. Se ponía así el broche de oro a la celebración días pasados del Quinario dedicado al Titular de dicha cofradía.

En el transcurso de su homilía, el purpurado de la Orden de los Hijos del Corazón de María (Misioneros Claretianos) ha dicho que “es digno de reconocimiento y gratitud el testimonio que ofrecéis haciendo memoria viva del momento cumbre de Jesús en la Cruz”.

“Hoy es el día en que os reunís -dijo dirigiéndose a los hermanos allí presentes – para celebrar vuestra fraternidad y renováis vuestra consagración, nuestra consagración, a Jesús y a María”. “Un día grande en el que alabamos y bendecimos al Señor, al Cristo de la Expiración y Su Madre por todo lo que sois y por todo lo que hacéis”, continuó.

Consummatum est

“Jesús después de perdonar, de prometer el Paraíso al Buen Ladrón, de entregarnos a Su Madre y viendo que todo se había cumplido entrega su Espíritu. Todo está cumplido. Esta expresión adquiere pleno sentido a la luz de lo que había dicho el evangelista (Juan)”. Recordó el mitrado.

“Su amor llegó hasta el extremo -señaló Bocos – porque nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos. Jesús se entregó a sí mismo de la manera más total en medio de los sufrimientos y las humillaciones y por eso la muerte le otorga la Gloria más grande”.

El cardenal español aseguró que “de hecho no hay gloria más auténtica que la del Amor. La gloria de Jesús no es la de un conquistador, de un profesional, de un hombre que ha triunfado. (…) La gloria del que lo ha dado todo”.

Profesión de fe e imposición de medallas

Asimismo, en el transcurso de esta celebración litúrgica los hermanos allí presentes hicieron pública protestación de su fe acercándose al altar y besando el Evangelio ubicado junto al lado del Libro de Reglas de la cofradía. “Así lo creo, así lo juro” dijeron solemnemente ante el príncipe de la Iglesia.

Se procedió también la entrega de la medalla conmemorativa a los hermanos que han cumplido sus Bodas de Oro con la hermandad de San Pablo. Para finalizar, el cardenal claretiano posó con estos hermanos y con la Junta de Gobierno actual.

Expiración
El cardenal Aquilino Bocos con los concelebrantes y hermanos que cumplen 50 años en la Hermandad de la Expiración/ÁLVARO PINEDA