El Amor ratifica el nombramiento de Fray Ricardo como Hermano de Honor

El añorado Fray Ricardo de Córdoba mantuvo su primer contacto con la hermandad del Cerro en 1978

Cristo del Amor
Stmo. Cristo del Amor en su salida procesional del Domingo de Ramos/FACEBOOK.HERMANDADDELAMOR
La  Hermandad del Santísimo Cristo del Amor, Nuestro Padre Jesús del Silencio en el Desprecio de Herodes y María Santísima de la Encarnación ha ratificado en Cabildo General de Hermanos el nombramiento de Fray Ricardo del Olmo López como Hermano de Honor de esta cofradía.
Este acuerdo fue tomado en mayo pasado sólo por la Junta de Gobierno y ahora el conjunto de sus cofrades han estimado ratificar dicha distinción. Y lo hacen “atendiendo a los grandes desvelos y servicios espirituales” que el capuchino brindó desde que tomó en contacto con la misma en 1978.
Desde aquel lejano ya año, este religioso que, sobre todo franciscano, fue cofrade por los cuatro costados tuvo muchas “atenciones” con esta cofradía establecida en la parroquia de Jesús Divino Obrero.

Mediación

Sin lugar a dudas, destacan sobremanera dos grandes hechos: el primero, la gestión y encargo de la imagen de María Stma. de la Encarnación al desaparecido imagino sevillano Luis Alvarez Duarte en 1979. La segunda, su mediación en la donación de la imagen de Nuestro Padre Jesús del Silencio en el Desprecio de Herodes, obra de Ortega Bru, en 1991.

Otros méritos

Pero no queda ahí su contribución “generosa”, cualidad que adornaba especialmente al que fuera junto a Fernando Morillo-Velarde fundador de la hermandad cordobesa del Císter, porque como religioso dejó también su huella. Predicador reconocido dentro, y casi más, fuera de Córdoba, presidió rosarios de la aurora, predicó tripudos, ofreció charlas y dejó como su más preciada herencia esas vivencias únicas que un personaje de su talla era capaz de dejar.

Y es, precisamente, esa relación en que ” la corporación desea perpetuar a través de esta distinción honorífica”. Nombramiento al que la hermandad, a iniciativa propia, quiere sumar la solicitud que hará al Ayuntamiento para que titule la actual calle Osario Romano, que está duplicada, como de Fray Ricardo de Córdoba.

Tanto la propuesta de este nombramiento honorífico como la de rotular una calle con su nombre tuvieron el necesario respaldo del Cabildo de Hermanos. Así debe ser según el Reglamento Diocesano de HH. y CC.

Y es que “aunque a título póstumo, este gesto lleno de fraternidad nace del corazón de una Hermandad y de unos hermanos que no olvidan la labor de este humilde fraile capuchino que tanto bien hizo en vida”.