Consejos y factores clave para evitar y controlar los golpes de calor

Los dolores de cabeza, mareos y calambres son síntomas de los golpes de calor. Conocemos qué hacer para evitarlos, controlarlos y prevenirlos

Todos los veranos, con las altas temperaturas, se producen los denominados golpes de calor. Para conocer sus síntomas, cómo prevenirlos, cómo actuar y qué medidas adoptar si se sufre, hablamos con Rafael Cuenca, Jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital Quirónsalud Córdoba.

Definición de golpe de calor

“Es cuando el cuerpo alcanza una temperatura mayor de 40 grados. Es una patología que hace que el paciente no pueda regular su temperatura corporal y su cuerpo se calienta”.

Síntomas del golpe de calor

“El primer síntoma es el dolor de cabeza. Puede tener enrojecimiento de la piel y el paciente se siente caliente. Si eso no se resuelve con hidratación y, rápidamente, el cuadro va empeorando. Aparecen más síntomas como la debilidad y los calambres. Eso va progresando hasta un estado de máxima gravedad donde el paciente puede sentirse confuso y desorientado e incluso puede llegar a perder el conocimiento, entrar en coma e,  incluso, fallecer”.

Qué personas son propicias a sufrir un golpe de calor

Los pacientes vulnerables a sufrir un golpe de calor son las personas mayores. Son personas con menor movilidad, detectan poco los cambios de temperatura, beben poco y son pluripatológicos (toman muchas medicinas). Son personas que tienen mayor facilidad a sufrir un golpe de calor. El segundo es grupo es gente joven que están expuestos a temperaturas muy altas, por su trabajo o por realizar un ejercicio físico a altas temperaturas”.

Evitar el sol entre las 12 de la mañana y las 5 de la tarde es fundamental para no sufrir un golpe de calor | RAFA ALCAIDE

¿Cómo actuar en caso de un golpe de calor?

“Hay que intentar llevar a esa persona a un lugar fresco, a la sombra. Intentar quitarle la mayor parte de la ropa posible y empapar al paciente con agua lo más fría posible, si hay remedios básicos en ese momento, y con un abanico o un papel empezar a echarle aire. La humedad que se crea con el aire y el líquido ayuda a bajar, de una manera rápida, la temperatura”.

El tiempo, factor clave en un golpe de calor

“Es una enfermedad tipo-dependiente. En casos graves, si no se actúa de una manera urgente, en tres horas puede el paciente desarrollar un fallo multiorgánico (en los casos más agudos). Lo habitual es que a una persona que le duela la cabeza, con una buena hidratación, se pueda resolver”.

Medidas para evitar un golpe de calor

“Hay que tomar tres medidas. La primera que el ambiente donde uno se encuentre no hay excesivamente temperatura. Se puede combatir con ventiladores y aires acondicionados. La segunda, es vestir ropa amplia y fresca. La tercera es la hidratación. Hay que hidratarse muy a menudo. Las personas mayores tienen más sensación de sed y hay que incitarlas a beber. Hay que beber incluso sin sed, Al menos todas las horas, tomar un vaso de agua. Tanto el agua como las bebidas isotónicas son útiles para evitar el golpe de calor. Evitar la exposición al sol de 12 de la mañana a las 5 de la tarde es vital“.