Las personas mayores deben tener especial cuidado con la gripe: los antibióticos no la curan

Este período del año es el que registra más casos de procesos gripales, con una tasa de incidencia en Córdoba de 473 casos por cada 100.000 habitantes

gripe en personas mayores

En el período con más incidencia de gripe es preciso extremar las precauciones en pacientes de riesgo como lactantes (con patologías como la bronquiolitis) niños (con laringitis, predominantemente víricas). Y, sobre todo, en personas mayores con exacerbaciones de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y procesos bronconeumónicos, según ha explicado el jefe de servicio de Urgencias del Hospital Quirónsalud Córdoba, Francisco Gallego .

El doctor Gallego ha indicado que nos encontramos en la época del año donde más afecciones y patologías tanto respiratorias como gastroentéricas se producen. En la mayoría de los casos se trata de la gripe. En estos días se registra el mayor número de procesos gripales. Llegando en Córdoba a una tasa de incidencia de 473 casos por cada 100.000 habitantes, un 74% por encima de la tasa nacional. Está en 271 casos por cada por cada 100.000 habitantes, según los últimos datos aportados por la Consejería de Salud.

La gripe en Córdoba está un 74% por encima de la tasa nacional

La gripe es una infección vírica que afecta principalmente a la nariz, garganta, bronquios y, ocasionalmente, a los pulmones. Sus síntomas se caracterizan por la aparición de fiebre alta, dolores musculares, dolor en las articulaciones y malestar general con tos seca. Así como dolor de garganta e inflamación de la mucosa de la nariz. El virus se transmite con facilidad de una persona a otra al hablar, toser o estornudar. Además de al tocar objetos contaminados y tocarse a continuación la nariz, boca o los ojos. La mayoría de los afectados se recupera en una o dos semanas. Sin embargo, en niños pequeños, ancianos o personas aquejadas de otras afecciones médicas graves, la infección puede conllevar graves complicaciones como neumonías o, incluso, causar el fallecimiento.

Así, en caso de haber contraído gripe es recomendable seguir varias pautas para reducir su efecto. Y propiciar su curación en el menor período de tiempo. Descansar y cuidar la hidratación a través de la ingesta abundante de agua, infusiones, zumos y caldos es una de las recomendaciones más importantes, ha destacado el jefe de servicio. El doctor Gallego recuerda que los antibióticos no curan la gripe.

En este sentido, ha indicado que no se debe dejar ningún tratamiento que se esté tomando antes del proceso gripal. Especialmente en los casos de enfermos crónicos o de larga duración. Además, medidas como lavarse las manos a menudo y utilizar pañuelos de un solo uso son importantes para evitar el contagio. Ante síntomas como fiebre muy alta (superior a 39º C), tos con secreciones oscuras, dolor en el tórax o falta de aire, deberá acudir a un servicio de Urgencias.