Las iglesias vuelven a abrir para el culto religioso en la Fase 1

Siguiendo las indicaciones de la Diócesis cordobesa y de la Conferencia Episcopal Españolas, las iglesia vuelven a abrir para celebrar el culto religioso en la Fase 1 de desescalada por el covid-19

Interior parroquia San MIguel Arcángel de Córdoba/REVISTA ECCLESIA

Hoy lunes, día 11, las iglesias cordobesas vuelven a recibir, con casi normalidad, a los fieles que ahora sí, se acercan a participar en la Eucaristía y en los demás sacramentos, especialmente, en el de la Confesión. Se trata de la apertura al culto religioso en la Fase 1 de desescalada por covid-19.

Es el caso de la céntrica parroquia de San Miguel Arcángel donde su párroco, Pedro Cabello, nos ha explicado las medidas puestas en marcha: felpudo empapado en líquido desinfectante, dispensadores de solución hidroalcohólica. Y también señalizaciones llamativas en las bancas para marcar las distancias oportunas, marcas en el pasillo central o confesionarios con pantallas de metacrilato, entre otras. Nada se ha quedado atrás.

Exequias

Podrán celebrarse, siempre cumpliendo las instrucciones sobre aforo, sacramentos como las bodas o los bautizos pero hay algo muy especial que destaca este sacerdote. Se refiera a la celebración de las exequias de difuntos. Cree que “es muy importante para las personas despedir a sus seres queridos”.

Continúa explicando que en estos casos las familias quieren “poner a sus difuntos en las manos del Señor y recibir el abrazo de la Iglesia y del Señor, el consuelo de Éste…” . Y es que muchos han despedido a sus seres queridos sin poder despedirse de ellos y no poder celebrar su fe “poniéndolos en los brazos de Dios”.

Y como sacerdote que es y, por tanto, hombre de fe entiende que, a pesar de todo lo ocurrido, y lo que continúa ocurriendo, en esta nueva etapa que se abre hay que mantener la esperanza. “Siempre, siempre. Todo contribuye al bien de los que aman a Dios”.

“Incluso las cosas que nos contrarían y que han roto nuestros esquemas como esta situación que nos desborda a todos siempre es una oportunidad, oportunidad para redescubrir la fe, su esencia y valorar todo lo que tenemos”, apunta Cabello.