Iván Navarro, la aparición montuosa que nadie esperaba en el Córdoba CF

Fue el primer refuerzo invernal en llegar al filial del Córdoba CF, e Iván Navarro está consiguiendo cumplir y convencer tanto a las órdenes de Agné como de Diego Delgado

Iván Navarro Córdoba
Iván Navarro atendió tras el Córdoba CF – Sevilla Atlético a los medios en sala de prensa. | PABLO MANSILLA

La victoria del Córdoba CF frente al Sevilla Atlético – la tercera que consigue de forma consecutiva – dejó, además de la salvadora parada de Llamas en el 95’, otro nombre propio: el de Iván Navarro. El equipo blanquiverde, noqueado tras el autogol de Xavi Molina al descanso, necesitaba un revulsivo en el segundo tiempo que le permitiera mejorar sus prestaciones sobre un rival bien plantado. Y no tenía una papeleta fácil Raúl Agné ante las sensibles ausencias de hombres como Willy o Carlos Valverde.

Apostó por retirar del campo a Chus Herrero e introducir al extremo sevillano en banda izquierda. Arriesgada por tanto en cuanto suponía su debut con la elástica blanquiverde en el primer equipo. No obstante, desde el primer balón que tocó, fue generando posibilidades de peligro. Encarando a su par, combinando con los compañeros de ataque, e incluso con su presencia de cara a portería. Confesó en sala de prensa su motivación máxima por medirse, como bético, a su eterno rival. Las virtudes de Iván Navarro le han hecho recalar en el Córdoba CF en este pasado mercado invernal. Aunque con una clara misión: la de ayudar al filial a salvar la categoría en el grupo X de Tercera División.

Miguel Valenzuela ha sido, sin lugar a dudas, uno de los máximos valedores para que Iván Navarro haya llegado al Córdoba CF hasta final de temporada con opción a ampliar su vinculación a la entidad de El Arcángel en función de lo que decida el Real Betis. Un club, o mejor dicho, un filial en el que pese a sus buenas condiciones futbolísticas en ataque, su participación le generaba dudas en cuanto a su nivel de confianza. Hasta tal punto que no se encontraba a gusto a las órdenes de Manel Ruano, quien lo alineaba como lateral. Una posición a la que no terminó de adaptarse y que, en consecuencia, le hizo recalar en el Córdoba CF, según su entorno, desmotivado y con la moral baja.

Iván Navarro ha demostrado desde su llegada al Córdoba CF ser una persona llana y humilde. Y además es un futbolista habilidoso, escurridizo con el balón en los pies. Pero con margen de mejora en tareas defensivas. Lo cual ya sabían en la dirección deportiva de El Arcángel. Sin embargo, desde su llegada al Córdoba B, es uno de los grandes protagonistas de la espectacular línea ascendente del cuadro de Diego Delgado. Tanto por desplegar una gran versión a nivel atacante como por plasmar jornada tras jornada una mejora considerable en el juego sin balón. Desahuciado tras la primera vuelta, el filial blanquiverde ya está a un paso de salir de los puestos de descenso. Y ahora ha cumplido un sueño prematuro. Debutar con el primer equipo. Iván Navarro sólo espera que la buena onda continúe en su travesía por Córdoba.