La Jubilación de los autónomos: ¿me subo la cuota?

Muchos autónomos aumentan su base de cotización para cobrar una pensión más alta, pero hay una alternativa mejor: ahorrar dinero e invertirlo a largo plazo. Es el consejo de nuestro experto financiero, Roberto Carlos García.

La jubilación es un tema que preocupa a todos los trabajadores, aunque especialmente a los autónomos. Si en un futuro quieren percibir la pensión más alta (2.659 euros) deben cuadruplicar su base de cotización, lo que supone pasar de una cuota mensual mínima de 283 euros a una máxima de 1.220 euros. Un coste que, a tenor de los datos, la mayoría decide no asumir. El 86% de los trabajadores por cuenta propia cotiza por la base mínima, lo que les dará derecho a una pensión de 774 euros. “Esto es así por el enorme esfuerzo económico que supone elevar la cuota y por la desconfianza en el sistema de pensiones público”.
Ante esta tesitura existe un plan B para cubrirnos las espaldas  y cuyo sacrificio económico es muy inferior al aumento de la base de cotización a la Seguridad Social. “Una buena forma de complementar la pensión pública es empezar a ahorrar e invertir ese dinero a través de un producto de ahorro”.
Cotización actual de los autónomos
Según nuestro experto, “en 2040, la esperanza de vida en España será de cerca de 86 años, lo que significa que tendremos dos décadas de retiro desde que nos jubilemos a los 67 años. Durante este periodo, con la base de cotización mínima, el autónomo percibiría del Estado un total de algo más de 185.000 euros; y con la máxima, casi 640.000 euros. Es decir, hay una diferencia de 454.000 euros, una cifra que, si no se eleva la cotización, solo se puede alcanzar si el trabajador pone a trabajar sus ahorros y los invierte a largo plazo”.
Es importante tener en cuenta que la opción de invertir es la única para algunos autónomos. “Con el retraso de la edad de jubilación a los 67 años y la ampliación del cálculo de las pensiones a los 25 últimos años de vida laboral, los trabajadores por cuenta propia que quieran tener derecho a la pensión máxima deberían elevar su base de cotización a partir de los 42 años o a los 40, en caso de que puedan jubilarse a los 65 años. Por otra parte, a partir de los 47 años los autónomos ya no pueden elegir libremente su base de cotización, estando limitada la máxima”.

El coste para percibir una renta mensual equivalente a la pensión máxima a través de un producto financiero es de casi 600 euros al mes (280 de cuota de autónomo y 300 euros de ahorro para invertir) versus 1.220 euros de cuota de autónomo máxima. Es decir, el esfuerzo es la mitad.
En cualquiera de los casos la mejor opción es siempre acudir a un especialista en la materia que nos aconseje de forma independiente. Si quieren contactar con Roberto Carlos García pueden hacerlo a través del email:  [email protected]