La Junta refuerza inspecciones de establecimientos públicos para controlar el cumplimiento de las normas antitabaco

La delegada territorial de Salud y Familias señala que “el objetivo es establecer todas las medidas posibles para disminuir efectos perjudiciales del tabaco en la población”

La delegada territorial de Salud y Familias de Córdoba de la Junta, María Jesús Botella, ha subrayado la importancia de las inspecciones que están realizando los profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS) en la verificación del cumplimiento de las normas antitabaco en establecimientos públicos. El objetivo es el de “establecer todas las medidas posibles a disposición de los ciudadanos y vecinos”. En este caso, para disminuir los efectos perjudiciales del tabaco en la población”. Sólo en la provincia de Córdoba, durante el año pasado, se impusieron un total de 192 sanciones relacionadas con el tabaco. De ellas, 134 fueron a establecimientos (de las cuales 104 tuvieron carácter grave y 30 carácter leve) y 58 a particulares.

María Jesús Botella, que también ha agradecido la labor de las fuerzas y cuerpos de seguridad para vigilar el cumplimiento de la normativa en esta materia, ha recordado que en el Servicio Andaluz de Salud se ha reforzado la labor de inspección con campañas específicas de control del cumplimiento de la normativa en materia de tabaco. Ha insistido en que “desde la Junta de Andalucía se va a estar vigilante, especialmente en el control de los espacios libres de humo”. Allí se enmarcan las terrazas cubiertas o carpas. Que son aquellos espacios no cubiertos o espacios que estando cubiertos estén rodeados lateralmente por un máximo de dos paredes, muros o paramentos. De manera que “la superficie cerrada no suponga más del 50% de perímetro lateral”.

Llamamiento a la ciudadanía para el cumplimiento de normas antitabaco

En esta línea, ha recordado que “para poder fumar en estos espacios es indispensable que el aire circule libremente y no pueda darse acumulación de contaminantes”. Por otro lado, la delegada también ha hecho un llamamiento a la ciudadanía para que “entre todos respetemos los espacios donde no se puede fumar”. Especialmente los centros sanitarios donde está prohibido fumar en todo el recinto. Incluyendo “entradas, zonas de paso, áreas ajardinadas y de estacionamiento de vehículos así como espacios entre pabellones o edificios del hospital”.

Para la delegada de la Junta, la prevención mediante normas y el control del tabaquismo con estas medidas antitabaco “es un elemento prioritario de las políticas de salud pública del gobierno de la Junta de Andalucía” y ha puesto de manifiesto que ante este problema de salud pública “no podemos ni vamos a bajar la guardia en ningún ámbito en el que tengamos competencia, porque el tabaquismo es la primera causa aislada de mortalidad y morbilidad evitable. De hecho, es “concluyente los riesgos que para la salud conlleva su consumo”.

Trabajo y colaboración con todos los colectivos

Para ello, María Jesús Botella ha asegurado que colaborará y contará con todos los colectivos implicados en la lucha contra el tabaquismo. El objetivo es el de intentar paliar “este grave problema de salud pública que, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es responsable del 90% de la mortalidad por cáncer de pulmón. Del 95% de las muertes por enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Del 50% de la mortalidad cardiovascular y del 30% de las muertes que se producen por cualquier tipo de cáncer”.