La DGT intensificará los controles de alcohol y drogas del 3 al 9 de junio

Colaboran la Guardia Civil y el Ayuntamiento de Córdoba. Se realizarán 700 controles diarios. Alcohol y drogas, culpables del 33% de los accidentes mortales

alcohol y drogas
Conductor realizando una prueba de alcoholemia | Foto: Rafa Alcaide

La Dirección General de Tráfico intensificará durante la semana entre el 3 y el 9 de junio los controles de alcohol y drogas. Más controles que tendrán lugar como parte de una nueva campaña de la DGT para luchar contra la conducción bajo los efectos de estas sustancias. En España, el 33 por ciento de los accidentes mortales incluyen al alcohol o las drogas como uno de sus motivos desencadenantes. Un consumo irresponsable que supone, no sólo una mayor probabilidad de sufrir un accidente, sino también una mayor probabilidad de que este sea mortal.

En concreto, la campaña se desarrollará desde este lunes, 3 de junio, hasta el próximo domingo, día 9. Periodo durante el cual los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil intensificarán los controles tanto de alcohol como de drogas. A la campaña, que se ha presentado esta mañana con un control  en la rotonda bajo el Puente de Andalucía, se han adherido la Policía Local y la Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos (ASPAYM).

En 2018, 2.226 conductores fueron sancionados por superar la tasa de alcoholemia o por conducir con presencia de drogas en su organismo en Córdoba. En este sentido, y según el Instituto Nacional de Toxicología, el 33 por ciento de los conductores fallecidos en carretera habían consumido alcohol o drogas.

Prevención y concienciación

En dicha presentación ha intervenido la subdelegada del Gobierno en Córdoba, Rafaela Valenzuela. En este sentido, Valenzuela ha hecho hincapié en “la importancia que tienen estas campañas como prevención de algo muy peligroso como es el consumo de alcohol y drogas por parte las personas que cogen cualquier vehículo”. Una lacra que afecta a uno de cada tres accidente mortales, donde “nos encontrando con que el conductor había consumido alcohol o drogas”.

En este sentido, el jefe Provincial de Tráfico en Córdoba, José Antonio Ríos, ha explicado que “el objetivo de la campaña es intentar que haya un cambio de actitud en todos aquellos conductores que conducen después de haber consumido alcohol y/o drogas”.

Una campaña “fundamental” para la DGT, en la que colabora con ASPAYM. Así, voluntarios de la asociación con lesiones medulares por culpa de un accidente de tráfico han concienciado a los conductores con su lema ‘No corras, no bebas. No cambies de ruedas’. Voluntarios que “van a transmitir el mensaje más duro acerca de las consecuencias que tiene conducir bajo los efectos de alcohol y drogas”.

Una campaña que se basa en la vigilancia, que “se va a intensificar contando con la Guardia Civil de Tráfico”. En concreto, y según ha detallado Ríos, “se realizarán alrededor de 700 pruebas diarias en controles preventivos de alcohol y drogas”. Y no solamente se harán controles en estos  puntos preventivos,  ya que “también tendrán lugar cuando el conductor cometa una infracción o se vea implicado en un accidente de tráfico”.