La GMU resuelve el 56% de los expedientes prioritarios atascados en el Servicio de Licencias

El total de expedientes prioritarios que queda pendiente, a fecha 7 de octubre, es de 577

GMU

El presidente de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), Salvador Fuentes, ha informado hoy a los miembros del Consejo Rector del Organismo Autónomo sobre la evolución del plan de choque, puesto en marcha a finales del pasado mes de julio, para desatascar los expedientes acumulados en el Servicio de Licencias.

Fuentes ha destacado que, en estos meses de trabajo, ya se ha informado sobre más de la mitad. En concreto un 56% de los expedientes catalogados como prioritarios en el Servicio de Licencias.

Según los datos aportados en el Consejo Rector de la GMU, hasta el pasado día 7 de octubre ya se había informado de 734 expedientes prioritarios sobre el total de 1.311 que estaban pendientes a fecha 17 de junio de 2019.

En estos expedientes prioritarios se incluyen:

• Expedientes que requieren Licencia Urbanística (licencias de obra, de Ocupación/utilización, de Actividad y obras para actividades sujeta a CA-DR). En este apartado ya se han resuelto 616 expedientes sobre un total de 977 pendientes a fecha 17 de junio.

• Expedientes previos a la tramitación de licencia urbanística (que comprenden trámites como las alineaciones y rasantes, informaciones/certificaciones urbanísticas, calificación de Viviendas Protegidas). En este apartado se han resuelto 118 expedientes sobre un total pendiente de 334.

De esta manera, el total de expedientes prioritarios que queda pendiente, a fecha 7 de octubre, es de 577; un 44% sobre el volumen pendiente el pasado mes de junio.

Fuentes también ha informado de que en este periodo se han resuelto 2 de expedientes no prioritarios sobre el total de 1.973 expedientes pendientes. Esto ha sido posible porque todos los esfuerzos de los técnicos y trabajadores de la GMU se han centrado en el desatasco de los expedientes prioritarios.

Nuevas solicitudes

Acerca de las nuevas solicitudes que se han registrado desde el pasado 17 de junio, el presidente de la GMU, Salvador Fuentes, ha señalado que el objetivo razonable es que el plazo máximo de resolución sea de 6 meses, contando con la puesta en marcha de las medidas contempladas en el plan, que incluía la incorporación de más personal y medios técnicos, así como actuaciones urgentes en el edificio.

Por último, Fuentes volvió a poner de manifiesto el esfuerzo y generosidad de todos los trabajadores de la GMU en este periodo para sacar expedientes hasta poder devolver a la normalidad un organismo que puede y va a funcionar bien.