La Guardia Civil realizó en 2019 un total de 6.029 auxilios humanitarios y rescates

Entre los principales auxilios humanitarios y rescates destacan la búsqueda de un vecino en Priego de Córdoba y el rescate en el embalse de Iznájar

rescates Guardia Civil

La Guardia Civil ha practicado en Córdoba durante el pasado año 2019 un total de 6.029 auxilios humanitarios y rescates. La mayoría de estas actuaciones en las carreteras de la provincia, donde se han efectuado 3.788 auxilios a usuarios de las vías. 2.184 han sido auxilios mecánicos a vehículos.

Auxilios sanitarios

Otros 424 auxilios han sido sanitarios, entre los que destacan 179 a heridos o enfermos. También se han efectuado diez rescates en montaña, de los que siete han sido a senderistas, uno a escalador y otros dos en barranco. Asimismo, se han efectuado 58 rescates sanitarios en vehículos accidentados y cuatro en otros medios. Como puede ser acuático en ríos, embalses y pantanos de la provincia.

Auxilios informativos

Los guardias civiles también han efectuado 1.696 auxilios informativos y 99 auxilios de acompañamiento. 9 rescates han sido a menores y 12 a personas abandonadas o con sus facultades alteradas.

Servicios humanitarios y rescates efectuados

Entre los principales, destaca el dispositivo de búsqueda establecido por la Guardia Civil en la localidad de Priego de Córdoba. Tenían que localizar a un vecino que faltaba de su domicilio desde la madrugada del día 10 de febrero.

El despliegue efectuado en dicho operativo contó, con un helicóptero de la Guardia Civil, perros adiestrados en la búsqueda en grandes superficies del Servicio Cinológico y con el GREA. Unidad que puso a disposición de la Guardia Civil un Puesto de Mando Avanzado (PMA) para coordinar ‘in situ’ las labores de búsqueda. Además del GREA se contó con el apoyo del Ayuntamiento de Priego de Córdoba (Protección Civil, voluntarios y Policía Local).

Otro de estos rescates se llevó a efecto a finales del pasado mes de febrero, por el Grupo de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil (GEAS), en el embalse de Iznájar. El accidente de un autogiro,  contó con la colaboración del Ayuntamiento de Iznájar y la Junta de Andalucía.

Tras los primeros momentos en que desde tierra, con las unidades de seguridad ciudadana y desde el aire, con un helicóptero del Cuerpo, se constató que el aparato y el piloto quedaron sumergidos. Las tareas se centraron en entrevistar a testigos y trazar las áreas que rastrean los especialistas en actividades subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil.

La labor de los GEAS se fue reforzando con nuevos especialistas procedentes de las Unidades de Sevilla, Málaga y la Unidad de Actividades Subacuáticas de Madrid. Ellos aportaron una “cámara hiperbárica para prevenir accidentes en un trabajo tan duro y prolongado”.

Además, se incorporó al dispositivo las capacidades de un UAV (dron) de la Guardia Civil para reproducir el posible itinerario del autogiro hasta su caída. Se trataba de apoyar las tareas que se realizaban sobre la lámina de agua del embalse y permitir una delimitación de la zona a rastrear más precisa.

En total se estima que unos 60 guardias civiles participaron en el dispositivo, que también contó con un Guía Canino de la Guardia Civil y su perro especializado en rastrear restos cadavéricos.