La historia de dos cordobeses a la conquista de corazones y sentimientos en un Rally Solidario por Marruecos

Adolfo Millán Montes y Jorge Cabello Millán cuentan la experiencia de haber participado voluntariamente en un Rally Solidario por Marruecos para repartir ropa, comida, material escolar y juguetes a las familias más necesitadas

La felicidad suele ser como esa bella dama a la que tienes que conquistar. Aunque en ocasiones cae como un regalo del cielo. O va a bordo de un todoterreno. Y si no que se lo digan a Jorge Cabello y Adolfo Millán. Dos cordobeses naturales de Puente Genil que acaban de participar en un Rally Solidario que organiza una asociación de Sanlúcar la Mayor (Sevilla).

Consiste en ir hacia la zona sur de Marruecos a bordo de un 4X4 que puede ser propiedad de los voluntarios o alquilado para la ocasión. En la zona meridional del país vecino se encuentran las zonas más desfavorecidas. Los pueblos más alejados de las carreteras convencionales. Donde se gesta el objetivo final o el milagro si lo vemos desde el prisma de una persona que verdaderamente necesita recursos para subsistir. Los voluntarios hacen sonar sus motores a toda máquina mientras van cargados de alimentos, ropa, juguetes y material escolar.

A bordo de un Suzuki Vitara con 28 años de antigüedad, han recorrido un total de 3.000 kilómetros para palpar en primera persona la dura realidad que viven las zonas más desfavorecidas del planeta Tierra. Y para vivir instantes y momentos que, para nosotros, pueden parecer poco significantes. Pero que para las personas más necesitadas son motivo de pura emoción.

Momentos simples e impactantes

Adolfo Millán Montes, uno de los voluntarios junto a su primo, Jorge Cabello Millán; asegura a Ahora Córdoba que “no es fácil que un niño te abrace estando muy mal de ropa, descalzo, y que cada día tiene que ir a la escuela sin calzado”. De ahí que esas sean “las duras imágenes que nos tenemos que traer aquí a España y demostrar que entre todos sí que se puede conseguir que ese niño descalzo camine con zapatos”, señala con un privilegiado sentido de la reflexión.

Rally Solidario
Adolfo Millán calza unas botas de fútbol a uno de los niños del sur de Marruecos

Esa imagen que ha retenido Millán Montes es la misma que la de su primo Jorge. “A nivel humano es complicado explicar con palabras la emoción de un niño descalzo cuando recibe unos zapatos, porque yo creo que hay que vivirlo y yo animo a vivir esta experiencia”, considera.

Jorge y Adolfo, Adolfo y Jorge, han sido los únicos voluntarios de la provincia de Córdoba en participar en esta aventura que ha sido posible gracias a una caravana de 30 vehículos procedentes de toda España. Y en el caso de estos dos primos pontanenses, además, gracias a la colaboración de familiares, de amigos, y del tejido empresarial del municipio y de la provincia.

Rally Solidario
Imagen del Suzuki Vitara de Jorge Cabello y Adolfo Millán con el que completaron el Rally Solidario

Una desigualdad palpable

Porque para hacer frente al golpe de desigualdad existente entre España y Marruecos, hacen falta muchos recursos. Y eso se comprueba con hechos como el de formar parte de esta aventura. “Una vez que estás allí ves como realmente viven estas personas y lo fácil que es ayudarlas. Simplemente basta con cosas que nosotros desechamos”, expone Jorge Cabello. Y detalla con sensibilidad: “la ropa que no queremos, los juguetes que ya no usamos, o alimentos que aquí son muy fáciles de conseguir y que están al alcance de cualquier persona, allí es realmente difícil o imposible”.

Para este odontólogo de profesión es la segunda vez que completa el Rally Solidario. En cambio, para su primo Adolfo, ingeniero de caminos, canales y puertos, ha sido la primera. De ahí su perplejidad y entusiasmo al hablar de esta reciente experiencia que le ha cambiado la vida para siempre. “Cuando estás allí y ves con tus propios ojos cuando te metes en poblados, escuelas, o pueblos tan pequeños y algunos hasta nómadas donde los niños van descalzos, casi sin ropa, o viven en mitad de la nada entre cuatro palos y telas, ahí te das cuenta de la enorme diferencia y lo afortunados que somos de vivir donde vivimos“, narra Millán Montes rematando al decir que “en felicidad y alegría nos dan muchísimas vueltas”.

Participación al alcance de cualquiera

Y es que basta con pequeñas cosas para hacer feliz a la gente necesitada de verdad. “Tenemos que valorar lo que tenemos porque hoy en día sacamos el móvil, se nos cae al suelo, se nos rompe la pantalla, y ya estamos todo el día medio enfadados”. Y es cierto. Puede que usted esté leyendo este reportaje y lo esté haciendo con su protector de pantalla hecho añicos. Sin embargo, insiste Adolfo Millán, “allí que no tienen algunos casi ni agua, estaban sonriendo, dando abrazos y pletóricos”.

Adolfo Millán y Jorge Cabello junto a uno de los niños con los que compartieron momentos inolvidables en Marruecos | FOTO CEDIDA POR ADOLFO MILLÁN

La Asociación Rally Solidario organiza tres veces al año esta cita: en Navidad, en Semana Santa y en verano. Y estos dos primos ya están pensando en volver. Porque si para algo no hay límites en esta vida, es para la búsqueda incesante de la felicidad a través de los buenos actos.