La Inspección de Trabajo advierte de “irregularidades” en el servicio de bomberos de la capital

Según expone la Inspección en su documento de actuaciones, “el Consistorio no cuenta con servicio de prevención propio con personal que se ocupe de las especialidades de seguridad, higiene, ergonomía y psicosociología”

La Inspección de Trabajo y Seguridad Social advierte de “irregularidades” en el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) del Ayuntamiento de Córdoba tras una inspección al mismo, motivo por el que realiza una serie de propuestas de requerimiento.

Según expone la Inspección en su documento de actuaciones, “el Consistorio no cuenta con servicio de prevención propio con personal que se ocupe de las especialidades de seguridad, higiene, ergonomía y psicosociología”, algo que “afecta al SEIS en sus parques de bomberos”.

Igualmente, recomienda que “el Plan de Prevención de Riesgos Laborales ha de realizarse conforme al artículo 16.1 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales”, a lo que añade que “la evaluación de riesgos aportada respecto del SEIS es de 2013, debiendo actualizarse”, dado que “se han producido cambios en las condiciones de trabajo, existiendo otras tantas que ni tan siquiera aparecen en la evaluación aportada”.

Al hilo de ello, apunta a las tareas y procedimientos que integran cada puesto de trabajo, las características de las instalaciones, los equipos de trabajo y productos utilizados en la empresa, así como los agentes físicos, químicos y biológicos presentes en el centro de trabajo.

Asimismo, precisa que la planificación de la actividad preventiva aportada y que deriva de la evaluación de riesgos laborales de 2013 “no se encuentra actualizada, ni refiere las medidas a adoptar respecto de lo no evaluado”, al tiempo que “tampoco se lleva a cabo un seguimiento de la efectiva ejecución de las actividades preventivas previstas en dicha evaluación”.

También, la Inspección de Trabajo constata que “parte del personal que realiza actividades de salvamento en aguas bravas carece de formación e información preventiva”, a la vez que aconseja que los equipos de protección individual “sean objeto de mantenimiento, limpieza y reparación de acuerdo con las instrucciones del fabricante y el uso dado a los mismos, especialmente tras las intervenciones que supongan que los mismos deban ser objeto de especia limpieza”, entre otros apuntes.