La Junta destaca la “gran labor” de los profesionales de la Justicia Juvenil en la pandemia

“Han tenido que saber conjugar las limitaciones del confinamiento con el desarrollo de los programas socioeducativos y lo han hecho de forma brillante”

La delegada territorial de la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local de la Junta de Andalucía en Córdoba, Purificación Joyera, ha visitado este viernes dos recursos de Justicia Juvenil en régimen abierto, destacando la “gran labor” realizada por los profesionales de dicho ámbito durante la pandemia.

Según ha indicado la administración autonómica en una nota, la delegada territorial ha visitado dos grupos educativos de convivencia en los que chicos que han cometido algún delito cumplen la medida impuesta por un juzgado de Menores.

Igualmente, Joyera ha puesto en valor “la importante labor realizada por los profesionales del Sistema de Justicia Juvenil en la provincia durante la pandemia del coronavirus, ya que han tenido que saber conjugar las limitaciones del confinamiento con el desarrollo de los programas socioeducativos y lo han hecho de forma brillante”.

Andalucía cuenta en la actualidad con 16 grupos de convivencia dentro de su Sistema de Justicia Juvenil, dos por provincias. La delegada ha visitado en primer lugar el grupo educativo masculino, que tiene en la actualidad seis de sus ocho plazas ocupadas; y posteriormente el femenino, con cinco plazas, de las ocho de las que dispone, ocupadas. Ambos recursos son gestionados por la Fundación Diagrama y están atendidos por nueve profesionales.

Joyera ha podido conocer en los dos grupos no solo cómo se trabaja de forma habitual con estos menores, sino cómo han vivido estos días de confinamiento y la posterior desescalada. “El trabajo que vienen realizando los profesionales de las entidades que gestionan estos recursos de Justicia Juvenil es encomiable”, ha afirmado.

En este sentido, la delegada ha valorado que “son personas muy implicadas y gracias a su magnífica labor tenemos un índice de reinserción muy alto, que es el objetivo que nos marcamos con estos jóvenes”.

El año pasado en los recursos de medio abierto de Córdoba se cumplieron medidas 520 menores, de los 442 eran chicos y 78 chicas. La mayoría de ellos por delitos de violencia doméstica y de género, lesiones y maltrato familiar.

“AMBIENTE DE SOCIALIZACIÓN POSITIVO”

“La convivencia en un grupo educativo es una medida que intenta proporcionar al menor un ambiente de socialización positivo, mediante su convivencia, durante un periodo determinado por el juez para orientarle en su proceso de socialización para cumplir la función de la familia en lo que respecta al desarrollo de pautas socioafectivas prosociales en estos menores”, ha añadido.

Por este motivo, la persona menor infractora sometida a esta medida debe convivir durante el tiempo en este grupo apartada temporalmente de su ambiente familiar. En ese tiempo, el objetivo es proporcionar al menor un contexto socializador para el aprendizaje de normas y pautas de convivencia con el fin de favorecer su proceso de socialización, autonomía personal, responsabilidad y compromiso social dirigido al retorno a su núcleo familiar y social.

Para ello, los profesionales que trabajan con ellos desarrollan actividades que fomenten en el menor la responsabilidad por los hechos cometidos, las habilidades sociales y de comunicación así como el aprendizaje de técnicas de resolución de conflictos.

Además, se desarrollan las acciones necesarias para conseguir que estos jóvenes aprendan a convivir en la sociedad y en el grupo familiar de origen. Por este motivo, el asesoramiento y apoyo a la familia forma parte de las actuaciones que se realicen en la ejecución de la medida.