La Plataforma por la Comisión de la Verdad denunciará el cambio de calles

Leya vuelta a las calles Cruz Conde, Vallellano y Cañero supondría un incumplimiento “flagrante” de la Ley de Memoria Democrática

El portavoz del Foro por la Memoria de Córdoba, Luis naranjo, ha amenazado hoy con denunciar la posible vuelta a algunas calles franquistas en Córdoba. En concreto, según ha explicado, sería la Plataforma Cordobesa por la Comisión de la Verdad la que interpondría la denuncia. Una plataforma en la que “estamos incorporados la mayoría de los foros y asociaciones de ‘memoristas’ de Córdoba”. También participan, según Naranjo, los sindicatos, “porque hay que recordar que muchas de las víctimas del golpe fueron sindicalistas”.

Igualmente, si la Plataforma no interpusiese la denuncia, “el Foro, como tal, cogería ese testigo y lo haríamos nosotros”. Y es que, según ha argumentado el portavoz, la vuelta a las calles Cruz Conde, Vallellano y Cañero “es algo muy grave”.

En este sentido, Naranjo ha recordado que dicha actuación supone una “flagrante” violación de la Ley de Memoria Democrática. Además, ha resaltado el cinismo de un nuevo gobierno que afirma que se va a cumplir la ley, “cuando se está incumpliendo radicalmente”.

En concreto, Naranjo ha hecho mención del artículo 32 de dicha ley, cuyos primeros apartados “dejan con toda claridad, dicho y escrito, que cualquier mención honorífica a cualquier responsable directo del golpe de Estado es un incumplimiento de la Ley de Memoria, y por ello deber ser eliminado”.

Además, el portavoz ha puesto en relevancia que la vuelta a las calles franquistas afecta ya a la imagen de Córdoba. Una ciudad de gran proyección democrática que “aparece ahora como un ejemplo del incumplimiento de una ley por parte de los regidores municipales”. Hecho que “me parece muy triste, ya no como historiador, sino como cordobés”, ha lamentado.

Calles franquistas
Luis Naranjo (centro), junto a Alba Doblas y Pedro García

Atentado a la verdad

Igualmente, el portavoz ha puesto la alarma sobre lo que él considera “un clarísimo atentado a la verdad”. Así, ha recordado que esta es un derecho humano, con lo que el negacionismo, ya tradicional, sobre lo que ocurrió durante la Guerra Civil y la posterior dictadura, supondría “atentar contra el derecho a la verdad de toda la ciudadanía”. Derecho que, con acciones como esta, “se está incumpliendo”.

En este sentido, la vuelta a las denominaciones originales de las calles sería, para Naranjo, volver a rendir homenaje a tres personas que fueron “golpistas convictos y confesos”. Personajes que tuvieron “un papel fundamental” en la realización del golpe de Estado, así como en la “posterior institucionalización de la dictadura”.

Época que, en la provincia de Córdoba, “fue la mayor tragedia humanitaria de la historia contemporánea”, ha destacado.  Con ello, debería ser la propia ciudadanía quien debiera oponerse a las calles tradicionales, ya no por ideología, sino apelando “al sentimiento humanitario”

Con todo, Naranjo ha dejado claro que, de llevarse a cabo el cambio de calles, este será denunciado. Así, “primero queremos ver qué tipo de nombres se establecen”, tras lo que, lo ideal sería “crear un marco unitario”.

Dicho marco surgiría de la Plataforma Cordobesa por la Comisión de la Verdad en la que “estamos incorporados la mayoría de los foros y asociaciones ‘memoristas’, y también los sindicatos”. Con ello, sería esta plataforma la encargada de denunciar “por incumplimiento de la ley y por el ataque a la dignidad de las víctimas si, efectivamente, se consuma la cuestión”

De no hacerlo, ha explicado, “el Foro, como tal, cogería ese testigo y lo haríamos nosotros”.