Los efectos en la piel por el uso de las mascarillas

La falta de ventilación, el roce en la cara al hablar, alergia a algún colorante o a las gomas o el metal que contienen para fijarse las mascarillas, pueden producir dermatitis

uso mascarillas

En las últimas semanas se ha producido un aumento de consultas por dermatitis en cara y cuello causadas por el uso de las mascarillas. Sobre todo en pacientes con dermatitis atópica, seborreica, rosácea o simplemente sensible. Así lo ha indicado el jefe del servicio de Alergología de los hospitales Quirónsalud Córdoba y Campo de Gibraltar (Cádiz), Ignacio García Núñez.

El experto ha explicado que se producen por falta de ventilación y por el roce en la cara al hablar. Aunque hay casos en los que pueden producirse por alergia a algún colorante o a las gomas o el metal que contienen para fijarse.

El doctor García Nuñez ha destacado que “el uso de las mascarillas es fundamental, por el bien de todos”. Recomienda hidratarse con frecuencia la cara con cremas emolientes o cremas barrera y, en caso de producirse mucho picor, tomar un antihistamínico. De esta manera “mejorarán esos síntomas tan molestos y podrán usar las mascarillas con mayor comodidad”.

Falta de de aire

También acuden a la consulta de Alergología pacientes que tienen sensación de falta de aire mientras usan las mascarillas. A este respecto, el especialista ha señalado que el empleo de mascarillas cuando se hace un esfuerzo físico como andar más deprisa o subir cuestas, puede hacer que un paciente respire su propio aire exhalado rico en dióxido de carbono, y éste se acumule en el organismo (hipercapnia) pudiendo producir dolores de cabeza, pesadez de piernas y lentitud de movimientos, entre otros síntomas. Por ello, cuando se use mascarilla, no deben realizarse esfuerzos físicos más intensos de los habituales.

El especialista ha señalado que la distancia social, el uso de mascarillas y la higiene de manos son medidas primordiales para reducir la propagación de covid-19, y ha insistido en que las molestias van disminuyendo conforme continúa el uso de las mascarillas, pues “nos acostumbramos relativamente rápido” y el beneficio de su uso “supera con creces todas las molestias que puedan provocar”.