Los interinos exigen a la Junta más vacantes para el curso 2019/2020

Cincuenta profesores interinos se han concentrado en la Delegación de Educación en Córdoba para denunciar una situación que afecta a unos 200 profesionales

Más de cincuenta interinos se han concentrado en la mañana de este jueves a las puertas de la Delegación Territorial de Educación de la Junta en Córdoba. El objetivo de la manifestación ha sido el de exigir más plazas para vacantes en primaria de cara al curso escolar 2019/2020.

Este recorte afecta en Córdoba y provincia a unos 200 profesores de Educación Especial. La mayoría de ellos, además, ha aprobado en más de una ocasión las oposiciones y cuentan con tiempo de servicio en su bagaje laboral.

Manifestación profesores Córdoba
Un grupo de profesoras, durante la protesta a las puertas de la Delegación de Educación en Córdoba | Foto: RAFA ALCAIDE

Carolina Páez y María Esther Torres son dos interinas que, tras más de una década dedicadas a impartir clases en la especialidad de Audición y Lenguaje, se han quedado sin vacante. Ambas han ejercido de portavoces para manifestar la problemática del sistema educativo público andaluz tras la última instrucción de Javier Imbroda.

El consejero de Educación ha ordenado que a partir del 2019/2020 haya una mayor carga lectiva en las asignaturas de Educación Física y Religión. La consecuencia directa es la disminución del número de horas de servicio en los especialistas de Primaria de la escuela pública.

Creación del movimiento “Juntxs sumamos”

Ello conlleva una pérdida de empleo para estos profesores, lo cual las dos portavoces han tildado como “increíble”. Asimismo, reivindican que “la educación pública y de calidad es una cuestión por la que tenemos que luchar todos”. Porque “nuestros hijos son el futuro de nuestra sociedad”.

En este sentido, desde el sindicato USTEA denuncian que los recortes en educación afecten más al ámbito público cuando según el portavoz de la plataforma sindical, Antonio Bujalance, se abren líneas en centros concertados.

Los interinos, hartos de la situación de inestabilidad laboral que sufren, han creado un movimiento llamado “Juntxs sumamos”. Ya cuenta con más de 2000 miembros en toda Andalucía, y han redactado un manifiesto en el que exigen a la Junta al Gobierno andaluz “una mejora de la educación pública por el bien de la sociedad”.