Los restaurantes de Córdoba toman medidas para no desperdiciar comida

La hostelería cordobesa ofrece envases a sus clientes para llevarse los sobrantes, evitando así que vayan a la basura

 

El verano es un tiempo propicio para consumir fuera del hogar. Es habitual ver terrazas llenas de gente dispuestas a disfrutar del clima soleado o de las frescas noches mientras se come o se cena. En Córdoba es frecuente ver cómo los bares y restaurantes se llenan de vecinos, turistas y visitantes en general. Ellos aprovechan para refrescarse y para reponer fuerzas. Pero, ¿estamos concienciados sobre el consumo responsable de alimentos? Y es que cada vez son más los restaurantes de Córdoba que se niegan a desperdiciar comida. Para ello ofrecen envases de plástico y otros materiales a sus clientes con tal de que se lleven las sobras a sus casas.

Restaurantes Córdoba desperdicio comida
Productos típicos de la gastronomía cordobesa

Se trata de una práctica que se va extendiendo entre la hostelería cordobesa, la cual expone con orgullo y razonamiento el por qué tiene a bien ofrecer a sus clientes esta posibilidad. “No ponemos ningún problema ni impedimento a todo aquel que quiera llevarse la comida sobrante de lo que pide a casa”, afirman diversos empleados del sector a Ahora Córdoba. Porque “es una pena que se tire la comida”, comentan de manera literal.

Según se desprende de los datos del panel de cuantificación del desperdicio alimentario en los hogares españoles correspondientes a 2018 y del cual se hizo eco Ahora Córdoba – elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación – tiran un 10,7% más de alimentos y bebidas durante el periodo primavera – verano que durante el otoño-invierno.

Este tanto por ciento, no en vano, importa y mucho a los negocios vinculados al mundo de la gastronomía. En una ciudad con tanta variedad y calidad alimenticia como Córdoba, los hosteleros son los primeros que asesoran a los clientes para que no abusen a la hora de pedir comida.

Empleados con disciplina

Es normal que la atención del camarero sea orientativa e incorpore alguna advertencia en caso de que los consumidores pidan una cantidad teóricamente excesiva para ingerir. Por ejemplo, “si vemos que un cliente está pidiendo mucha comida le ofrecemos la opción de servírselo en medias raciones” para que pueda disfrutar mejor los productos a elegir, comenta Juan Santana, de la Taberna La Manuela.

Sin embargo, el gran caballo de batalla está en emplear este comportamiento con los turistas. Normalmente no suelen dejar ni rastro de comida en sus platos, pero no ocurre siempre. Es ahí cuando por no cargar en su paso por Córdoba con comida donde se está haciendo un poco más de hincapié con tal de mejorar un servicio ya de por sí responsable con no desperdiciar alimentos.

Córdoba, no obstante, está en el sendero correcto. Sabe que uno de sus mayores tesoros es la gastronomía. Y no es de recibo abusar con el gesto de tirar a la basura todo lo que nos sobra.