Lucena acaba el reparto de las primeras 12.000 mascarillas de tela

Están confeccionadas por alrededor medio centenar de costureras voluntarias y se pretende llegar a 25.000

Miembros de Protección Civil reparten mascarillas en un supermercado de Lucena

La Agrupación de Protección Civil de Lucena ha desarrollado este viernes el reparto de la segunda remesa de unas 6.000 mascarillas de tela. Un reparto que se suma a otra anterior de igual número y que, desde hace una semana, vienen confeccionando alrededor de medio centenar de costureras voluntarias.

Estas mascarillas de protección personal, según ha informado le Ayuntamiento lucentino, se están distribuyendo entre la población local a través de las tiendas de barrio, panaderías, fruterías, farmacias y estancos de la ciudad. El pasado martes llegó el primer lote, también de 6.000 mascarillas. Los agentes policiales de los diferentes cuerpos y fuerzas de seguridad de Lucena también han recibido estas mascarillas.

La cadena de este trabajo voluntario no queda aquí, pues ya ha comenzado la confección de una segunda remesa de mascarillas. Con la previsión de repartir la semana que viene otros 6.000 ejemplares, quedando el resto, hasta completar la cifra de 25.000 mascarillas, para los días posteriores a la Semana Santa.

Trabajo en cadena

Este movimiento de voluntariado en torno a la confección de las mascarillas representa una de las numerosas respuestas que la sociedad lucentina está impulsando para hacer frente en el municipio al covid-19. Aunque estas mascarillas no están certificadas para uso sanitario, sí que sirven de ayuda a muchos ciudadanos para adoptar las precauciones recomendadas a la hora de trabajar. Además de salir de casa para efectuar las compras imprescindibles o en el cuidado de familiares mayores.

Desde el Ayuntamiento de Lucena, se agradece “el enorme esfuerzo altruista y generoso de las numerosas personas que intervienen en la confección de las mascarillas. Desde las empresas que aportan y cortan las telas, las mercerías que donan los complementos necesarios y las lavanderías que las desinfectan, hasta las propias costureras y las personas responsables de los establecimientos donde se reparten a sus clientes”.