Macetas azules para exigir que se abra la mesa de negociación

280

Una iniciativa impulsada por la plataforma Nuestro Centro se Apaga. Pese a que hubo una primera toma de contacto, Isabel Ambrosio cerró la mesa de negociación sin llegar a acuerdos

Si pasea por el centro de Córdoba, especialmente por la calle Foro Romano, verá que la mayoría de comercios adornan sus aledaños con las mismas macetas. Dichos tiestos no han sido colocados simplemente como un elemento decorativo, sino que forman parte de una reivindicación. De esta forma, los comerciantes que integran la plataforma ‘Nuestro Centro se Apaga’ protestan contra la situación de abandono en la que se encuentra actualmente el centro de Córdoba. Sólo ha habido una mesa de negociación.

Uno de los comercios que integran la plataforma es la zapatería Calzados Salvador, con cuyo gerente, José Luque, hemos tenido la oportunidad de hablar. Calzados Salvador cuenta con varios comercios en la calle Foro Romano, con lo que la preocupación de esta empresa por la pobre situación de la zona está completamente justificada. La falta de luz, o el estado lamentable del pavimento son algunas de las quejas de los  500 comercios de Nuestro Centro de Apaga.

Sobre las macetas reivindicativas, Luque nos reconoce que forman parte de  “una protesta pacífica para intentar volver a entablar conversaciones con el Ayuntamiento”. Unas conversaciones que llegaron a darse, a través de una mesa de negociación, pero  que “ahora mismo nos ha cerrado las puertas”. Isabel Ambrosio, la alcaldesa de Córdoba, fue según Luque, la encargada de dar carpetazo a las negociaciones. En principio, en las conversaciones intervinieron  el portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento, Francisco Tejada, y la concejal de Infraestructuras, Amparo Pernichi.

“Se empezó a poner puntos encima de la mesa para mejorar el centro de Córdoba, y solo hubo una toma de contacto”, explica. Así, antes de que se pudiera celebrar la segunda mesa, “Ambrosio canceló completamente esta mesa de trabajo, y lo que queremos es que se vuelva a abrir”.

Mesa de negociación
Foto: Rafa Alcaide

Un dossier con alrededor de 20 peticiones

El problema de luminosidad es, tan sólo, uno de los muchos problemas que los comerciantes ven al centro de Córdoba. Para ello, la plataforma presentó en la mesa de negociación un dossier con la lista de defectos, así como pruebas de su existencia. Pruebas como “una barbaridad de bombillas  rotas o fundidas”, ante las que Amparo Pernichi mostró “su compromiso a empezar a arreglarlo”.

Aunque no todas obtuvieron la misma respuesta, ya que según explica Luque, “quisimos tratar muchísimos más puntos con ellos y nos dijeron que no todo pertenecía al área de infraestructuras, sino también a otras”. Largas tras las que la mesa de negociación se cerró, por lo que “estamos protestando de esta forma pacífica para que se vuelva a abrir”. Una vez abierta, la intención de la plataforma sería, dice Luque, “transmitir al Ayuntamiento nuestras inquietudes como comerciantes, para que nos dé una respuesta”.

Una problemática, la de la falta de luz, que no es la única, y que puede que, llegado el verano, no sea la más urgente. El estado del pavimento es otra cuestión que viene de largo, y ante la que los comerciantes de varias calles del centro llevan tiempo protestando. Un ejemplo de ello son las calles Conde de Robledo y Eduardo Lucena, que, tal y como explica Luque,  “a raíz de una obra que hubo para remodelar hacienda, todo el tránsito de camiones levantó el pavimento y, a día de hoy, los ciudadanos se caen”.

Negativa al Consejo Asesor de Comercio

Este fue uno los puntos de los que también se llegó a hablar en la mesa de negociación. En este sentido “ellos eran conscientes, y Amparo se comprometió a hablar de eso y llegar a un acuerdo”. Sin embargo, “la señora Ambrosio paralizó las conversaciones e incluso ella nos transmitió a una mesa en el Consejo Asesor de Comercio del Ayuntamiento donde se sientan todos los centros comerciales de Córdoba”.

Mesa de la que la plataforma rehúsa  “porque no somos una asociación, sino una plataforma reivindicativa compuesta por los comerciantes del centro y la asociación de vecinos de Centro Córdoba”. Además, explica Luque, “no nos interesaba sentarnos en un órgano que se reúne dos veces al año, queremos respuestas antes”.