El mapa de ruidos de Córdoba recoge que el vehículo privado es el principal emisor de sonidos en la capital

La Junta de Gobierno Local aprueba el mapa de ruidos de la ciudad de Córdoba, que requerirá en un futuro no muy lejano la puesta en marcha de medidas para reducir la velocidad del tráfico rodado

La Junta de Gobierno Local ha aprobado el mapa de ruidos de la ciudad de Córdoba. Un documento que se elaboró en la legislatura anterior y que señala que la principal causa de los ruidos que sufren los vecinos de la ciudad es el tráfico. Una cuestión que se produce, sobre todo, en las grandes avenidas de Córdoba como el Vial Norte o Gran Vía Parque.

El mapa de ruido de Córdoba está disponible en la web del Ayuntamiento. Y evidencia la necesidad de intervención en varios puntos de la ciudad para acabar con las molestias que se producen a los vecinos. En este sentido, la Delegación de Infraestructuras del Consistorio cordobés enviará escritos a distintas delegaciones con competencias directas en la reducción del ruido. La idea es iniciar la puesta en marcha de diferentes medidas. Como por ejemplo, la reducción de la velocidad del tráfico rodado.

Mapa Ruido Córdoba
David Dorado, delegado de Infraestructuras en el Ayuntamiento de Córdoba | Foto: PABLO MANSILLA

Medidas en estudio para reducir el ruido

El responsable de esta parcela en la institución local, David Dorado, informó en rueda de prensa que “lo tenemos que analizar porque se trata además de no entorpecer la circulación y la habitabilidad de la ciudad”. El edil de Ciudadanos añadió su conocimiento de tener que limitar el ruido en Córdoba capital “aunque para eso tendremos que hacer un estudio concienzudo”. Por ello, de momento no existen medidas concretas para limitar la velocidad, por ejemplo, en las arterias principales de la ciudad.

El mapa de ruidos de la ciudad de Córdoba señala, por ejemplo, que el 90% de los sonidos que les llega a los vecinos procede de los vehículos que circulan por las calles de la capital. El resto de ellos proceden del tráfico ferroviario (entradas y salidas de trenes de la ciudad que sufren sobre todo los residentes en las proximidades de la A-4) y de la industria.

En horario de mañana y de tarde, el nivel máximo de ruido es de 65 decibelios. Unos niveles que, sin embargo, no son tan elevados como en otras ciudades españolas como Málaga, Vitoria o Bilbao.