Más de 300 estudiantes andaluces denuncian la trata de personas en un taller impartido por CIC Batá

‘No hagamos invisible aquello que es visible’, ‘No consumas personas’, ‘Mi cuerpo no es (tu) mercancía’ o ‘Sin clientes no hay trata’ son algunos de los mensajes contra la trata de personas con fines de explotación sexual lanzados por los más de 300 estudiantes andaluces que han participado en un taller sobre turismo responsable, impartido por el Centro de Iniciativas para la Cooperación (CIC) Batá, en colaboración con Mujeres en Zona de Conflicto (MZC).
Según ha indicado CIC Batá en una nota, estas frases reivindicativas han sido plasmadas en un cartel que se distribuirá por centros educativos de toda Andalucía, además de en audios y vídeos realizados por los propios alumnos de siete centros educativos con especialidades relacionadas con el turismo.

Todos estos materiales son el resultado del taller tras una fase previa de introducción a la trata con fines de explotación sexual, práctica que recae en un 90 por ciento en mujeres y un tercio en menores, constituyendo el segundo negocio ilegal más lucrativo a nivel mundial, según MZC.
Entre los centros que han recibido dicha formación se encuentran el IES Gran Capitán (ciclos Hostelería, Eventos y Alojamientos), el IES Galileo Galilei (Ciclos Género e Integración) y el IES Averroes (ciclo de Animación Sociocultural) de Córdoba y el IES Cánovas del Castillo de Málaga (ciclo Guías y Alojamientos).
Igualmente, han participado el IES Pintor Juan Lara (ciclo Guías) en el Puerto de Santa María (Cádiz), el IES Vega de Mar (ciclo Dependencia) en San Pedro de Alcántara (Málaga) y el IES Pérez de Guzmán (ciclo Integración Social y Animación Sociocultural) en Ronda (Málaga).
Además de la denuncia de la trata de personas, el respeto a los derechos humanos, la equidad de género, la lucha contra el cambio climático o el reconocimiento de la diversidad cultural, componen las temáticas de este taller, enmarcado en la campaña ‘#EnClaseTuristaResponsable’.
El objetivo de la misma es dar a conocer los efectos negativos sobre el medio ambiente y el patrimonio cultural o el encarecimiento de la vivienda provocados por el turismo de masas, y generar conciencia para ir transformando poco a poco la manera de viajar, minimizando los impactos.
Todo ello se trata de “in paso más en nuestro viaje ‘Turismundo’, que contribuye a que la juventud participante aumente sus competencias como futuros profesionales desde una visión crítica, activa y transformadora”, ha explicado la responsable del proyecto de CIC Batá, Nieves Poyato.
Dicha campaña forma parte del proyecto ‘Turismundo: un viaje hacia la incidencia social a través de un turismo responsable y sostenible’, financiado por la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo.