El triunfo de la generosidad de dos hermanas de Puente Genil por sus mascarillas artesanas

Rosa y Mari Ángeles Carmona trabajan desde hace días en la elaboración de mascarillas preventivas ante el coronavirus para los vecinos del barrio de Miragenil, en Puente Genil. La iniciativa, que ha contado con la colaboración determinante de un conocido confitero del municipio, ha tenido un gran éxito. Numerosas personas han aprendido a hacerlas a través de un tutorial para surtir a niños y trabajadores de diversas empresas

Rosa y Mari Ángeles Carmona trabajan desde hace días en la elaboración de mascarillas preventivas ante el coronavirus para los vecinos del barrio de Miragenil, en Puente Genil. La iniciativa, que ha contado con la colaboración determinante de un conocido confitero del municipio, ha tenido un gran éxito. Numerosas personas han aprendido a hacerlas a través de un tutorial para surtir a niños y trabajadores de diversas empresas

 

La falta de equipos de protección individual para garantizar la seguridad de los profesionales sanitarios es una demanda permanente del colectivo en estos momentos. Preservar al máximo su integridad ante la posibilidad de un contagio de coronavirus se ha convertido en un problema. Tal es así que si llamamos a la puerta de cada casa, afecta a muchas familias – sobre todo de personas mayores – que no tienen mascarillas. Pero en Puente Genil esa inquietud se ha convertido en una idea que ha llevado a Mari Ángeles y Rosa, dos hermanas que comparten su tiempo en un taller de corte y confección, a hacer mascarillas preventivas. Una iniciativa que ha tenido un origen muy particular.

Luis Fernando Gama es el gerente de una conocida confitería del barrio de Miragenil. En declaraciones a Ahora Córdoba, explica que una de las dos hermanas acudió a su cita diaria para comprar el pan en este establecimiento. Al ver a una señora mayor que entró con un pañuelo en la mano puesto en la boca, le preguntó por qué no llevaba mascarillas. Su respuesta fue la que todo el mundo sabe. “No hay mascarillas por ninguna parte y no sé dónde adquirir una”, dijo.

La falta de material era el principal inconveniente que tenían estas hermanas de Puente Genil para empezar a hacer las mascarillas. Sin embargo, el obstáculo se resolvió en cuestión de horas. Luis Fernando hizo un llamamiento a sus seguidores en la página de Facebook de su negocio para que donaran sábanas y gomillas.

Tutorial para enseñar a otras personas

Cumpliendo todas las medidas de seguridad e higiene, desde la confitería fueron llevando el material a estas dos hermanas pontanas que, ante el éxito de la iniciativa, se han visto obligadas a crear un tutorial para enseñar a otras personas paso a paso cómo se hacen estas mascarillas.

mascarillas Puente Genil
Las mascarillas están ayudando a muchas familias de Puente Genil.

Para completar esta acción. se estableció como punto de entrega la propia confitería con la particularidad de que hacían dos por domicilio y para las personas mayores. Las expectativas se han superado por completo. La cadena de solidaridad se ha alargado y ya surten de mascarillas a niños de Puente Genil e incluso a empresas que han pedido este material para dárselo a los trabajadores que han de seguir desarrollando su labor profesional durante el estado de alarma. Un acto de generosidad que demuestra por sí solo lo importante que es tener buen corazón para ayudar a los demás.