Menores infractores elaboran mascarillas para colectivos vulnerables

El equipamiento elaborado ha sido donado al Banco de Alimentos Medina Azahara de Córdoba y otra parte del material será usado por los menores y el personal de los centros

Taller de elaboración de mascarillas en el CIMI Sierra Morena de Córdoba

El Centro de Internamiento de Menores Infractores (CIMI) Sierra Morena de Córdoba ha puesto en marcha un taller para la elaboración de material de protección frente al Covid-19, como mascarillas, para su distribución entre colectivos vulnerables. El centro es dependiente de la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local de la Junta de Andalucía y gestionado por Meridianos.

Esta iniciativa, según ha informado Meridianos en un comunicado, “ha surgido, tanto de los profesionales, como de los jóvenes del centro. Dada la dificultad para obtener material y equipos de protección decidieron “dar un paso adelante y contribuir de forma solidaria mediante la elaboración del material de protección”. El equipamiento elaborado ha sido donado al Banco de Alimentos Medina Azahara de Córdoba y otra parte del material será usado por los menores y el personal de los centros. Será Protección Civil la que se encargue de llevar las mascarillas a todos los comedores del Banco de Alimentos, para que se distribuyan entre las familias adscritas.

En el taller de mascarillas han participado todos los jóvenes internos en sus diferentes fases de elaboración, con una producción media de 120 mascarillas a la semana, en el marco de las medidas que se aplican durante el vigente estado de alarma por el Covid-19, que ha supuesto que los jóvenes del CIMI Sierra Morena han tenido que modificar su rutina diaria, limitándose las salidas y visitas, en cumplimiento de las directrices derivadas de dicho estado de alarma.

120 mascarillas a la semana

Esta situación, según ha explicado la directora del CIMI Sierra Morena, Gema Pérez, “ha supuesto todo un reto para los profesionales, intentando mantener la motivación intrínseca de los jóvenes que cumplen medidas judiciales”, sumándose. Por ello, “a las iniciativas sociales que se están promoviendo desde la sociedad civil y la Dirección General de Justicia Juvenil, para aunar esfuerzos y combatir junto con las administraciones públicas esta situación de emergencia social”.

Estos talleres, según ha señalado, “han generado en los jóvenes una clara concienciación social sobre la problemática, con un mayor sentido de la responsabilidad individual, al tener que respetar las medidas de seguridad, como es el distanciamiento social en la elaboración de material de protección. Por otra parte, una oportunidad para motivarles intrínsecamente al contribuir solidariamente en una crisis provocada por el Covid-19, que nos afecta a todos”.

Estas actividades se han integrado en la dinámica educativa de los centros, que disponían de los medios y equipos ya existentes. Como son el Taller de Modelismo y Patronaje para la confección de mascarillas en Córdoba. Así como los talleres de Diseño 3D para la elaboración de las pantallas en el CIMI El Molino, de Almería.

Los talleres se han organizado guardando la distancia de seguridad entre menores y educadores. Han creado dinámicas con turnos de diferentes equipos de trabajo. En el caso de las mascarillas, cada grupo tiene asignada unas tareas y unas funciones específicas. El corte y medición de la tela y las gomillas, la unión de los elementos, el cosido y planchado de los pliegues, y la desinfección de las mascarillas.