La AV La Axerquía pide “que no se les tome el pelo” con el Mercado de las Tres Culturas

Denuncian que están padeciendo “acoso institucional y privado”. “Ya no podemos más” dicen algunas de las vecinas sobre el Mercado

Mercado Tres Culturas Axerquía
Mercado Medieval de Córdoba | Foto: Rafa Alcaide

La Asociación Vecinal La Axerquía ha recogido las quejas del vecindario de la zona de la Plaza del Potro al enterarse de que hay dispuestas actividades de la Feria Medieval en dicha plaza. Este entorno está literalmente “machacado” por eventos de toda índole, según explican. Los eventos como “despedidas de soltero, cruces, tablaos, flash mood y la Noche Blanca del Flamenco”. Los vecinos afirman que “el ocio nocturno y diurno” no cesa durante el año. “En primavera, verano, otoño y ahora invierno hay eventos públicos y privados”.

Expresan que la Feria Medieval era “un peligro en seguridad”. “Se la llevaron al Campo de la Verdad porque era un peligro y en su lugar nos pusieron la masificación de la Semana Santa sin un plan real de seguridad y evacuación”. No están de acuerdo con la celebración de actividades de la Feria Medieval en la Plaza del Potro y la Puerta del Puente y se sienten “indignados”. Tras las reiteradas denuncias de “sobresaturación de eventos en el Centro Histórico” han obtenido una “respuesta del Ayuntamiento asfixiante” con “más saraos”.

Regulación de la ocupación de la vía pública

Tanto al Consejo de Distrito como a la Asociación La Axerquía llevan tiempo reclamando la “disminución de eventos” y afirman que no ha habido “ninguna respuesta por la administración”. Lo que consideran una “falta de respeto total”.

Los vecinos manifiestan la “necesidad de diversificar las propuestas de los lugares de ocio”. Además de “no desarrollar más actividades de las que ya hay en los mismos lugares de la ciudad”. Piden que “se apueste por un turismos sostenible y la declaración ZAS (Zona Acústicamente Saturada)”. Ruegan que la ocupación de la vía pública esté “regulada” con criterios relacionados con el “derecho a la ciudad” y no solo con el del “enriquecimiento de unos pocos a costa de los derechos de la ciudadanía”.