Una pulsera permitirá el seguimiento en tiempo real de las operaciones en Reina Sofía

Gracias a MySphera, será posible que tanto los familiares como los propios médicos conozcan el estado en tiempo real de los pacientes que participan en operaciones en Reina Sofía

ARVE Error: No attachment with that ID

El Hospital Universitario Reina Sofía ha vuelto a ser pionero en el uso de las nuevas tecnologías como herramienta aplicada a la sanidad. El centro sanitario cordobés se convierte en el primero en incorporar la herramienta MySphera a la totalidad de los edificios quirúrgicos del complejo sanitario. La importancia de dicho proyecto, en el que el hospital lleva trabajando desde finales de 2018, reside en que los familiares de los pacientes, además de los propios profesionales sanitarios, podrán conocer en tiempo real la localización, identificación y trazabilidad de estos durante las operaciones en Reina Sofía.

Tranquilidad para familiares y médicos

Dicho sistema ha sido presentado este lunes en el propio hospital. Hasta allí se ha trasladado la delegada territorial de Salud y Familias, María Jesús Botella, quien ha valorado esta innovación como un hecho “muy importante”. Para la delegada, el proyecto MySphera “va a trasladar tranquilidad a los familiares de las personas que se atienden quirúrgicamente en todo el complejo”. En total, Reina Sofía acoge unas 160 operaciones diarias. En ella participan unos 600 profesionales sanitarios lo que, sumado a los familiares de los pacientes, hace que “diariamente haya en torno a mil personas pendientes de las intervenciones quirúrgicas”. Un millar de personas que, gracias a este sistema de trazabilidad de paciente, “van a poder saber en qué momento de todo el proceso se encuentra el paciente”.

Por su parte, la directora gerente del hospital, Valle García, ha destacado que Reina Sofía es el primer centro sanitario andaluz en incorporar este sistema a todos sus edificios quirúrgicos. Una novedad con la que el hospital apuesta por “ser más trasparente, por la calidad asistencial y, también, por un trato más humano”.

Tranquilidad a los familiares pero, además, tranquilidad para el personal del propio hospital. Y es que, según ha apuntado García, herramientas como MyShera, permiten “mejorar la seguridad del paciente en el bloque quirúrgico”. Así, este nuevo sistema llega, también, como una interesante herramienta de gestión. Entre los beneficios para los profesionales, MySphera permite conocer “qué está pasando en los quirófanos, su nivel de ocupación, cuanto tiempo se tarde en hacer un intercambio entre un paciente u otro…” ha destacado García sobre una herramienta que, en definitiva, “aporta mucho valor porque permite una gestión más eficiente de los recursos que tenemos”.

Operaciones Reina Sofía
Rueda de prensa se presentación del proyecto MySphera | RAFA ALCAIDE

Una simple pulsera monitorzará las diferentes operaciones de Reina Sofía

El encargado de aclarar el procedimiento del sistema ha sido el subdirector provincial de TIC del Servicio Andaluz de Salud en Córdoba, José Antonio Delgado. Según ha explicado, la herramienta toma forma de pulsera, la cual se coloca al paciente nada más entrar en el edificio quirúrgico para la operación. A partir de ese momento, y gracias a una serie de antenas colocadas estratégicamente en el edificio, es posible conocer su estado en tiempo real. De esta forma, los familiares de los pacientes tendrán la oportunidad de saber si su allegado ha entrado o no en quirófano, o si se encuentra en la fase de rehabilitación. Esto es gracias a varias televisiones que se encuentran instaladas en las salas de espera. Igualmente, se podrá acceder a esta información a través de una aplicación para el Smartphone. Así, los familiares podrán conocer la situación del paciente mientras esperan en la cafetería.

Sobre el sistema, este consta de varios estados que se irán actualizando. Estos son, desde que entra hasta que sale: ‘preparación’, ‘quirófano’, ‘recuperación’ y ‘preparado para la salida’. Por otro lado, y para mantener el anonimato de los pacientes, estos no serán identificados mediante su nombre, sino a través de un código alfanumérico. Así, serán únicamente los familiares de estos y los propios médicos quienes conozcan el identificador del paciente.

Una vez completado el proceso quirúrgico, se limpia la información la pulsera y esta se dispone para un nuevo uso. En total, Reina Sofía ha adquirido 250 pulseras, además de los lectores, pantallas y ordenadores necesarios.