Cuatro detenidos de un grupo criminal acusado de estafar más de 130.000 euros por Internet

La Guardia Civil, en el marco de la Operación ‘Camaleón’, ha desarticulado un grupo criminal, compuesto por cuatro personas, dedicado a la estafa a través de Internet, como resultado de las investigaciones iniciadas el pasado enero en el Cuartel de la Guardia Civil de Montilla (Córdoba), cuando un hombre denunció no haber recibido unas entradas para un festival de música, que había comprado a través de una conocida página de compraventa de Internet. El grupo habría obtenido gracias a ello más de 130.000 euros de forma fraudulenta.

Las primeras investigaciones en esta Operación ‘Camaleón’, según ha informado la Guardia Civil, permitieron averiguar que el pago de las entradas se había efectuado a través de un código bancario que la víctima había enviado al estafador y gracias al cual éste extrajo el dinero en un cajero de una entidad bancaria de Burgos. Además, se pudo comprobar que el estafador había utilizado una identidad falsa para ganarse la confianza de la víctima.

El avance de las investigaciones permitió constatar que los autores se hacían pasar por personas cuyas identidades habían obtenido en estafas anteriores, en las que habían tenido acceso a datos personales de las víctimas, datos que utilizaban para dar de alta líneas de telefonía o acceder a cuentas bancarias.

El ‘modus operandi’ utilizado hacía extremadamente complejo llegar a la identidad de los supuestos autores, puesto que cada una de las gestiones realizadas daba como resultado la utilización por parte del estafador de otra identidad falsa o la suplantación de la identidad de otra persona.

El avance de la investigación permitió constatar que las estafas estaban siendo realizadas por un grupo de cuatro personas, residentes tres de ellas en la provincia de Burgos y la otra en la provincia de Alicante, las cuales, para dar cobertura a las estafas y no ser descubiertas, habían hecho uso de hasta 14 identidades verdaderas y tres falsas que habían fabricado.

Ante ello, la Guardia Civil intensificó sus investigaciones sobre los sospechosos, lo que permitió averiguar que la mayoría de los pagos requeridos a las potenciales víctimas lo eran a través de envíos de códigos bancarios, que los estafadores presumían que ayudaban a su anonimato. Además, en ocasiones también utilizaron formas de pago como Bizum o Hall Cash, y en otras ocasiones trasferencias bancarias.

La investigación minuciosa del ‘modus operandi’ en las numerosas estafas permitió obtener datos imprescindibles para el esclarecimiento de los delitos y el establecimiento de vínculos entre los integrantes del grupo criminal.

El desarrollo de la investigación ha permitido esclarecer hasta la fecha 33 delitos leves de estafa y constatar la posible participación del grupo criminal en otros 66 delitos, cometidos en diferentes puntos de la geografía española y desmantelar un grupo criminal compuesto por cuatro personas, procediéndose a la detención de dos de ellas y a la investigación de las otras dos, como supuestos autores de un delito continuado de estafa cometido a través de Internet y un delito de pertenencia a grupo criminal.

El estudio de las cuentas y movimientos bancarios efectuados por el grupo criminal permitió saber que habrían podido obtener fraudulentamente durante un año, más de 130.000 euros.