Palmanaranja aprecia un incremento del 15% en sus ventas durante el Estado de alarma

La Asociación Profesional Citrícola aglutina al sector relacionado con la naranja en Palma del Río y su zona de influencia en el Valle del Guadalquivir

La Asociación Profesional Citrícola Palmanaranja ha apreciado un “incremento, en términos generales, de entre el diez y el 15 por ciento” en las ventas de naranjas durante la presente crisis del coronavirus Covid-19. La que aglutina al sector relacionado con la naranja en Palma del Río y su zona de influencia en el Valle del Guadalquivir.

Así lo ha destacado el presidente de Palmanaranja, Antonio Carmona, quien ha señalado que el mayor crecimiento de las ventas se registró, durante este periodo, poco antes de que se decretara el vigente Estado de Alarma. Debido a las “compras compulsivas” que se registraron en los supermercados y tiendas de alimentación de todo el país.

Después las “ventas se estabilizaron”, dando lugar al mencionado crecimiento de hasta el 15 por ciento en las ventas de naranjas de las empresas vinculadas a Palmanaranja. Mientras continúa desarrollándose la campaña de recogida, que se encuentra concluida, en la actualidad, “al 85 por ciento“. Cuando restan por cosechar “las variedades más tardías”, cuya recolección “comenzará tras Semana Santa”. La misma se extenderá hasta mediados de mayo.

En cuanto al desarrollo de la campaña, el presidente de Palmanaranja ha explicado que han tenido que afrontar “algún problema de logística”. Como por ejemplo el transporte de los jornaleros. Ya que “no pueden ir más de dos personas por vehículo”. Si bien “varias empresas han contratado autobuses” para estos traslados. Manteniendo en estos vehículos las distancias de seguridad entre pasajeros en el interior de los autobuses.

De hecho, durante el vigente Estado de Alarma, la primera preocupación de Palmanaranja, según ha resaltado Antonio Carmona, “es garantizar la salud de los trabajadores”. Tanto de los que se dedican a la recolección, como de los que se ocupan de la manipulación de frutas en los almacenes, que suman “unos 3.000” en las empresas asociadas a Palmanaranja.