Cómo garantizarnos una pensión por jubilación

La jubilación es algo que preocupa cada vez más. Compensar la pensión pública es una alternativa que nos ofrecen los productos financieros, como los PIAS o Planes Individuales de Ahorro Sistemático. Esta opción nos la explica nuestro experto, Roberto Carlos García

 

 

 

 

 

 

 

 

Entre los productos financieros para complementar la pensión por jubilación nos podemos encontrar los PIAS o Planes Individuales de Ahorro Sistemático. La diferencia con los más conocidos Planes de Pensiones es que el dinero se puede rescatar anticipadamente y no necesariamente en el momento de la jubilación.

Pensión Jubilación

“Son productos que se pueden contratar a prima periódica, estableciendo una cuota mensual o bien aportaciones extraordinarias. Llevan consigo aparejado un seguro de fallecimiento por el cual garantizan a los beneficiarios un capital en el caso de que la persona que tiene el producto a su nombre fallezca. Sirve para complementar la pensión y lo utilizamos como vehículo a largo plazo“, nos aclara García.

La principal ventaja competitiva de este producto es la exención fiscal. Para ello, Roberto Carlos García, nos detalla que hay cumplir una serie de requisitos.

“El primero de los requisitos es que las aportaciones anuales no sobrepasen los 8.000 euros por año. El segundo, que las aportaciones no sobrepasen los 240.000 euros a lo largo de la vida del producto. Además debe contratarse como persona física, siendo tomador, asegurado y beneficiario la misma persona. Que como mínimo desde que empezamos el producto hasta su rescate transcurran al menos cinco años. Y que cuando lo hagamos, lo hagamos como una renta vitalicia. Es decir, que cuando llegue el momento de la jubilación, tanto el capital aportado, como el beneficio que hemos generado, pase a percibirse de forma mensual hasta nuestro fallecimiento

Lo ideal es establecer un PIAS para cada tipo de inversor. Para perfiles más conservadores se invertirá en deuda pública o en renta fija. Y para perfiles más arriesgados se invertirá en renta variable donde las ganancias a largo plazo pueden llegar a ser mayores.

En todo caso, lo ideal es sobre todo dejarse guiar por manos de un experto, que estudie bien tu perfil, tu edad, tu capacidad de ahorro y te aconseje atendiendo a tu perfil.