"Al ir a la guardería visualicé a mis 8 hijos de pequeños y me emocioné"

Pepita Rodríguez, proyecto intergeneracional guardería Cuenta Cuentos
Pepita Rodríguez es una de las mujeres de la residencia Séneca, del grupo El Yate, que ha formado parte del proyecto intergeneracional que comenzó hace una semana y que capitanea el centro infantil Cuenta Cuentos.

Pepita Rodríguez, proyecto intergeneracional guardería Cuenta Cuentos

Tiene 86 años y ha sido toda su vida ama de casa, entiende de niños y sabe lo que es bregar con ellos ya que ha tenido ocho hijos.
“He tenido 8 hijos, ahora me falta una, y los he sacado adelante yo sola, siempre, se lo que supone bregar con niños, también se lo que aportan y por supuesto, se también los quebraderos de cabeza que traen. Los he criado sola porque no tenía cerca a mi madre para ayudarme, pero ahí están”, asegura Pepita cuando le hablan de todos los pequeños que visitó el pasado viernes 22 de febrero.
Esta vecina de la Fuensanta, es originaria de Cañero, y no solo tiene 8 hijos, sino que ya suma once nietos y 3 bisnietos, “más dos nietos que tengo medio adoptados de una vecina mía que me dicen abuelita”.
Ha sido ama de casa toda su vida, esa es su profesión y tiene mucho que enseñar a los niños y niñas de Cuenta Cuentos. “Me he dedicado toda mi vida a eso, a ser ama de casa, y por tanto se lo que es bregar con niños“, se emociona cuando recuerda la primera sensación cuando le presentaron este proyecto “visualicé a mis 8 hijos de pequeños y me emocioné, pensaba que iba a verlos a ellos, cuando los pienso de pequeños no puedo evitar emocionarme así”.
Pepita asegura que no esperaba la acogida de los niños y de la guardería Cuenta Cuentos de la manera que fue “que maravilloso, nos recibieron con una canción tan bonita, cantando, estando contigo me siento feiz, y el personal de la guardería se portó genial con nosotros. Yo me los llevaría conmigo después porque son estupendos”.
Asegura que ahora valora más a los niños que antes, los entiende más, y le gustan más, “será proque antes tenía a los míos chicos y a veces me desesperaban”, nos cuenta entre risas.
Ella será la “amiga mayor” de Pepe, “me encanta estar con ellos, haremos dibujos, cantaremos, hay que hablarles muy despacito para que entiendan, pero estoy segura que vamos a aprender muchas cosas juntos”.
Este proyecto les ayuda a salir de la rutina como nos cuenta Pepita, a pasear, a hacer cosas distintas, porque aunque no sea del todo cierto es verdad que “a veces los mayores somos como niños, queremos que nos den atenciones, las necesitamos y que nos mimen, y a veces también queremos que nos dejen un rato tranquilos”.
Una vida de esfuerzo y dedicación a sus 8 hijos que hoy le hacen valorar estos detalles, una vida rodeada de niños, que de momento seguirá teniendo cerca, no sólo con sus nietos y bisnietos, sino con la intensa actividad de los alumnos de la escuela infantil Cuenta Cuentos.
Pepita Rodríguez, proyecto intergeneracional guardería Cuenta Cuentos