“Mi casa es una cárcel y la permuta de vivienda no llega”

Ana Sánchez tiene 50 años y sufre una enfermedad que limita su movilidad. No puede salir de casa sin ayuda.“Mi casa es una cárcel y la permuta de vivienda no llega”

Desde octubre, fecha en la que se abrió el plazo para solicitar acogerse al programa de permuta de vivienda lleva inscrita sin tener ninguna solución. Hace unos días recibió una carta donde le decían que debía ingresar en el registro de demandantes, al que lleva inscrita desde el año 2012.

“Cuando vi el anuncio de Alba Doblas y que las solicitudes empezaban en el mes de octubre me apresuré para echar la petición de permuta de vivienda, hice la inscripción el 27 de septiembre fui la primera en solicitarla”, explica Ana Sánchez.

“Cuando la respuesta después de varios meses y de pedir información es que me inscriba en el registro de demandantes no me lo podía creer. Ni siquiera metieron mi nombre. Si lo hubieran hecho sabrían que estoy en el registro desde 2012”.

En su caso pide que le cambien su vivienda, en Jesús Rescatado, un tercero sin ascensor por una vivienda adaptada(permuta de vivienda). No puede salir de su casa y la situación es insostenible para su día a día.

Ana pondría su vivienda a disposición de otra familia con necesidades de habitabilidad y a ella deberían facilitarle una vivienda acorde a sus limitaciones. “Quiero vivir, no puedo salir a la calle, y llevo años pidiendo una solución. Me siento una ciudadana de tercera por culpa de nuestros responsables”, denuncia Ana.

Denuncia el anuncio de los representantes de este tipo de programas a los que después es tan difícil acceder. Quiere con esta denuncia alzar la voz de todas aquellas personas que se encuentran en la misma situación que ella.

¿En qué consiste el programa de permuta de viviendas?

Con el presente programa, VIMCORSA pretende dar respuesta a aquellas familias que son propietarias de una vivienda que no reúne las condiciones necesarias para satisfacer sus necesidades habitacionales. Especialmente cuando ven limitada la autonomía personal de algún componente de la unidad de convivencia.

Son muchas cordobesas y cordobeses mayores de edad, con diversidad funcional o con enfermedades graves y crónicas que tienen serios problemas de movilidad o de dependencia sobrevenida que residen en viviendas inaccesibles, por la existencia de barreras arquitectónicas en su edificio y la ausencia de ascensores o medios similares.

Cuando concurren estas circunstancias, el hogar se convierte en prisión y la calidad de vida de las personas se devalúa considerablemente.

Asimismo, pueden concurrir otras circunstancias que provoquen la inadecuación de la vivienda en la que reside la unidad de convivencia, a modo de ejemplo:

– Viviendas que se encuentren en condiciones que requieran de reformas urgentes u obras de mantenimiento cuyo coste no pueda ser asumido por los propietarios por su situación económica precaria.

– Cuando concurran estas circunstancias, la familia concernida, en función a sus circunstancias y pretensiones puede solicitar distintos niveles de intervención del ámbito público.

Así, puede interesar la mera labor de intermediación a fin de que VIMCORSA ponga en contacto a familias que deseen el intercambio de viviendas privadas adecuadas a sus circunstancias ya sea para el intercambio de la titularidad o del uso.

-Disminución de los ingresos, que determine imposibilidad de hacer frente al
pago de las cuotas hipotecarias o renta de la vivienda.

-Situaciones de violencia machista.

-Problemas graves de convivencia o seguridad personal en el entorno en el que se ubica la vivienda.

Viviendas inadecuadas

Cabe destacar que Vimcorsa consideran situaciones de inadecuación de la vivienda para satisfacer las necesidades habitacionales de las familias y la autonomía personal las siguientes:

1) Personas mayores, o con diversidad funcional o con enfermedades graves y crónicas o de dependencia sobrevenida que residen en viviendas inaccesibles, por la existencia de barreras arquitectónicas en su edificio y la ausencia de ascensores o medios similares.

2) Viviendas que se encuentren en condiciones que requieran de reformas urgentes u obras de mantenimiento cuyo coste no pueda ser asumido por los propietarios por su situación económica precaria.

3) Disminución de los ingresos, que determine imposibilidad de hacer frente al pago de las cuotas hipotecarias o renta de la vivienda.

4) Situaciones de violencia machista.

5) Problemas graves de convivencia o seguridad personal en el entorno en el que se ubica la vivienda.

6) Cualquier otro caso en que, atendiendo a las circunstancias personales y económicas de las familias, cuando el Consejo de Administración de VIMCORSA considere conveniente para satisfacer la necesidad habitacional de la misma. Estas circunstancias habrán de quedar acreditadas documentalmente.