Piden más de tres años de cárcel a una abogada acusada de estafar a su madre y tías en una herencia

Además de los años de prisión, solicita la inhabilitación para el ejercicio de la profesión de abogada durante el tiempo de la condena, así como una multa de 5.400 euros

Acusado abuso sobrina

El Ministerio Público ha pedido penas de tres años y seis meses de cárcel para una abogada acusada de un delito de estafa y alternativamente de apropiación indebida, tras supuestamente quedarse con 156.630 euros que pertenecían a su madre y sus tías de la herencia de una hermana de ellas. El juicio se prevé celebrar el jueves en la Sección Segunda de la Audiencia de Córdoba.

El 23 de febrero de 2013 falleció una de las tías de la acusada y se efectuó la partición hereditaria, de modo que se adjudicó a cada de sus cuatro hermanas la suma de 101.635,44 euros, integrados por “diversas cantidades de dinero, fondos y acciones”, al tiempo que se adjudicó a la pareja de la fallecida “el usufructo vitalicio de la vivienda habitual”.

Al objeto de hacer efectiva la partición y dada la condición de letrada en ejercicio, la procesada presuntamente “aprovechó que las herederas eran su madre y sus tías, todas ellas personas de avanzada edad y sin conocimientos precisos para liquidar la herencia”, de manera que las convenció para que le firmaran “una hoja de encargo profesional y un poder especial para retirar el dinero depositado en el banco”, argumentando que dicha entidad financiera “iba a desaparecer y que se iba a quedar con el dinero”.

Así, “bajo esa argucia, consiguió que las cuatro hermanas herederas le otorgaran el poder especial, facultándola para administrar productos financieros, realizar toda clase de operaciones bancarias y operar sobre cuentas y activos provenientes de la herencia”, mediante escritura pública otorgada en Sevilla el día 2 de enero de 2015 ante notario.

Una vez que consiguió ser apoderada y valiéndose de la escritura mencionada, el día 17 de febrero de 2015 retiró 156.630 euros de una sucursal de un banco de Granada, que era un dinero destinado a ser repartido entre tres de las hermanas, dado que la cuarta estaba “incapacitada judicialmente”.

Al respecto, el Ministerio Público expone que “tras conseguir el dinero, la acusada, lejos de entregarlo a sus legítimas titulares, se apoderó del mismo con ánimo de obtener ilícito beneficio”. En septiembre de 2015 falleció otra de sus tías, habiéndose personado en esta causa como querellantes sus herederos.

De este modo, el fiscal, además de los años de prisión, solicita la inhabilitación para el ejercicio de la profesión de abogada durante el tiempo de la condena, así como una multa de 5.400 euros