El Ayuntamiento de Puente Genil encargará una auditoría externa sobre el estado de la piscina cubierta

El Gobierno local ha decidido tomar cartas en este asunto, que comenzó hace cuatro años. IU aplaude la auditoría a la piscina cubierta de Puente Genil

Piscina Cubierta Puente Genil
Imagen de la piscina cubierta de Puente Genil.

El Ayuntamiento de Puente Genil iniciará las gestiones pertinentes para la puesta en marcha de una auditoría externa que evalúe el estado en el que se encuentran las instalaciones de la piscina cubierta del municipio. La institución local, en este caso su Gobierno, quiere determinar si el actual concesionario está asumiendo la responsabilidad que le corresponde. Más si cabe después del acuerdo alcanzado entre el Ejecutivo local y la comisión de seguimiento de la piscina cubierta de Puente Genil el pasado viernes 11 de enero.

José Antonio Gómez, concejal de Deportes y Salud, ha informado que “con los datos recabados en la mencionada comisión, hemos solicitado también un informe jurídico al personal técnico municipal para que determine si hay o no cumplimiento de contrato por parte del concesionario, en qué grado se están cometiendo, y qué posibles sanciones establece el contrato, para conocer así, con exactitud, la gravedad de los hechos ocurridos y qué opciones nos determina el contrato ante los mismos”.

El grupo que compone la comisión de seguimiento, además, ha hecho una revisión del abono del nóminas a los trabajadores de la empresa concesionaria. Según el concesionario, se viene realizando el día 11 de cada mes en los dos últimos años. Para ello, se justifica sobre un informe de la actual situación de las instalaciones y de las reparaciones e inversiones que ha realizado. Así, desde la última comisión de seguimiento celebrada hace un año, considera que “se deterioran por el fin de su vida útil y no por falta de mantenimiento”.

La celebración de una decisión que IU ya defendió

A lo que en cualquier caso el concejal quiso ser clarificador. Diciendo en este caso que el concesionario asume la reparación o sustitución de las piezas que sean necesarias para mantener en uso la instalación con la firma del contrato. Sin embargo, el Gobierno socialista mantiene que eso a día de hoy no está ocurriendo. Ya que hay “contratiempos y dificultades que los usuarios han sufrido, precisamente en estas últimas semanas, ante la bajada de temperaturas”.

Desde la oposición, uno de los primeros grupos políticos en pronunciarse ante esta decisión ha sido IU. Comparten la decisión del Gobierno local. Pero matizan que “haya tardado cuatro años en admitir los problemas de la concesión y uno más en decidir al respecto”. En una nota, indican que “durante 2019 no se ha celebrado comisión de seguimiento de la piscina”. Aunque el contrato detalla que “hay que celebrar una comisión anual como mínimo”. Así como que la propuesta de auditoría de tipo externo que desde IU llevan años reclamando partió de la oposición en dicha comisión de seguimiento.

Por otra parte, desde IU hablan de “broma de mal gusto” a que el responsable de la empresa, que “ha concursado hasta en dos ocasiones por la gestión de la piscina cubierta de Puente Genil poniendo sobre la mesa un plan económico que rebajaba en 12.000 euros la aportación municipal, “diga que invierte en exceso en la instalación al tiempo que reconoce que no puede hacer frente a las necesidades de mantenimiento para garantizar la normalidad del servicio”.