“Nunca imaginé que me llegaría tan pronto a pesar de que lo ansiaba”

La periodista y compañera de esta casa, Rocío Puebla, es la pregonera de la 39 Romería de Nuestra Señora de los Remedios Coronada de Aguilar de la Frontera

Foto | Pasión por Mvnda

La trigésimo novena Romería de Nuestra Señora de los Remedios Coronada de Aguilar de la Frontera se celebra este fin de semana. El pregón correrá a cargo de Rocío Puebla, periodista y compañera de esta casa, Ondamezquita TV. Como no podía ser de otra manera, todo el equipo le traslada su enhorabuena por este acontecimiento y aprovechamos para que nos cuente cómo se ha preparado para el gran día.

Enhorabuena Rocío, pregonera de la XXXVIX Romería de Nuestra Señora de los Remedios Coronada de Aguilar de la Frontera. ¿Cómo te sientes?

Estoy muy nerviosa porque para mí es muy importante. Es algo con lo que he soñado toda mi vida. Y aunque esté acostumbrada a escribir y a hablar en público, cuando algo te importa tanto, es muy diferente. Es algo que he vivido desde muy chiquita, con gente que ya no está y con gente que sigue ahí, y la verdad es que estoy nerviosa, pero también con una responsabilidad muy grande, y orgullosa de ser la pregonera.

“El sentimiento romero se lo tengo que agradecer a mis padres”

¿Cómo comenzó tu pasión por esta romería?

El sentimiento romero se lo tengo que agradecer a mis padres. Mis padres eran una de esas familias que comenzaron con la andadura romera en los primeros años de la romería. Ellos se juntaron en una agrupación, una de las filiales que es la Hermandad Filial de La Paloma, y aquello eran varias familias que tenías sus miras en esa romería, y las semanas de antes quedábamos para ensayar las sevillanas que le cantábamos a la Virgen, para adornar la carroza. Eran muchas familias en una. Y yo eso lo he vivido desde muy pequeña.

Además, en esa Hermandad había gente muy importante para mí como Manuel Varo, que nunca se me olvida, y para mí, son mi familia. Porque está la familia de verdad y la familia romera, que es con la que creces y la que te enseña a querer a la Virgen. Entonces así empezó mi andadura en esta romería, desde muy pequeña, gracias a mis padres, y gracias a todas esas personas que me he ido encontrando en el camino. Muchas horas de camino, y sin dormir, y todo eso forma parte de mi vida.

“Francisco Córdoba hizo que la romería no fuese solo de Aguilar sino del mundo”

¿Cómo dirías que ha ido evolucionando la romería a lo largo de los años?

Supongo que con los ojos de un niño se viven las cosas de otra manera. Yo la recuerdo de chica como una romería muy grande, con mucha gente, con mucha afluencia. Pero ha ido creciendo mucho. Y yo creo que en parte gracias al que hoy en día es hermano mayor de la Hermandad, Francisco Córdoba , que fue hermano mayor durante muchos años, durante los años de mi infancia. Y él se encargó de promocionar la romería. De traer a las autoridades, de traer a la gente de fuera, y de que todos se fueran de Aguilar con una imagen de la romería que les hiciera volver.

Hubo grandes pregoneros que vinieron aquí que son muy conocidos, y él se encargó de eso, de hacer que la romería fuese, no solo de Aguilar, sino del mundo. Que la gente viniera y se enamorara de ella. Y ha evolucionado muy favorablemente. Sí que es verdad que ha habido años que por la fecha y el calor ha habido menos afluencia de público pero ha sido algo puntual.

“El éxito de la romería se debe al relevo generacional”

Hablamos de una romería que se sigue mucho en los pueblos limítrofes, ¿a qué se debe?

El éxito yo creo que se debe al relevo generacional. Igual que mis padres me lo inculcaron a mí, los de mi generación también lo estamos transmitiendo a las nuevas generaciones, y yo creo que este es el secreto del éxito de esta romería. Porque además este año hay dos filiales más, y eso es un gran logro, que después de 39 años siga habiendo hermandades que se sumen a esta romería y se siga creciendo.

También a la labor que se ha hecho en su día. El pueblo por excelencia que viene a la romería que es una de las hermandades filiales, es la Hermandad Filial de Montilla. Montilla aporta mucho a esta Romería y es una de esas cosas que se han vivido desde muy pequeña. Ellos hacen su camino, y podían hacerlo más fácil, venirse a Aguilar y hacer su camino con nosotros o hacerlo de otra manera más rápido en vez de andando.

Ellos hacen un camino distinto y cuando llegan allí es una explosión de sentimientos increíble porque es un sello único. Cómo le cantan a la Virgen, cómo se pasan hermandad por hermandad de Aguilar para que nosotros les rindamos nuestros honores pero ellos también nos lo rinden a nosotros. Entonces el secreto es eso, la promoción que se ha dado y que una vez que vas, sientes la romería de Aguilar, y sientes a la Virgen, es muy difícil que dejes de ir.

“Este es el pregón de mis sueños”

Bueno y hablando del pregón, se han realizado ya 37 pregones, el tuyo sería el número 38, eres además una de las pregoneras más jóvenes que ha habido, ¿no?

Bueno ha habido pregoneros más jóvenes pero sí que es verdad que ha habido una lista de pregoneros que al final te pesan porque… Una vez me preguntaron en una entrevista para el pregón de la Semana Santa de Aguilar que si yo pensaba que los pregoneros tenían que ser de Aguilar o podían ser de fuera. Y para mí es muy significativo que una persona como Pascual González, sevillano, artista y un devoto mariano por excelencia haya dado un pregón por la romería de Aguilar. Eso es un poeta. Eso da un caché a esta romería importante. Sí es verdad que me ha llegado pronto. Nunca imaginé que me llegaría tan pronto a pesar de que lo ansiaba. Yo siempre he dicho que este es el pregón de mis sueños.

Ha habido gente más joven pero también más mayor, y de diferentes ámbitos, y cada uno ha aportado una manera distinta de entender la romería. Se han dado muy buenos pregones. Lo que ocurre es que hemos vivido tanto que yo no sé si podré resumir con palabras y expresar todo lo que yo siento, he sentido y he vivido esta romería. Todo lo que ha significado y significa para mí. Es una de las cosas que más me ha costado, reunirlo todo en un pregón, y espero que todos los pregoneros que han ido delante de mí se sientan orgullosos también, porque yo me siento orgullosa de verlos en esa pared de la gloria de la que ya voy a formar parte, de verlos y de ver lo que han aportado cada uno a esta romería.

“Terminaré el pregón a solas con La Virgen”

¿Cómo te estás preparando para ese pregón?

La verdad es que cuando me puse delante, por primera vez, del papel en blanco, las musas no venían, y no sabía si las palabras que estaba usando eran las que yo tenía por dentro. ¿Cómo me estoy preparando? Levantándome a las cinco de la mañana, cuando todo está en silencio en casa, y aprovechando esas dos horitas para escribir lo que me viene, para releerlo y para ver si al final lo que estoy haciendo es lo que quiero. Mi pregón lo voy a terminar el viernes (la entrevista se realizó el miércoles), delante de la Virgen de los Remedios, sola en la iglesia, me quedaré allí un ratito. Es el privilegio que me ha dado el hermano mayor y lo pienso aprovechar, para terminar, para cambiarlo o para empezarlo de nuevo si hace falta.

El traje es un vestido exclusivo de Bordado Flamenco

Bueno y por último, cuéntanos, ¿cómo vas a ir vestida?

Estoy muy ilusionada porque esto me ha demostrado el cariño de mucha gente, mucha gente que me ha escrito diciéndome que les hace mucha ilusión que yo sea la pregonera. Cariño que me ha demostrado también Bordado Flamenco. Son esos diseñadores, Pepe y Ana, con los que tuve la suerte de contar para la presentación del Alumbrado de la Feria en esta casa, Ondamezquita TV, con ese precioso vestido.

Y ellos han puesto mucho cariño y mucho esmero en diseñar un vestido para este pregón que te puedo decir que soy yo. Soy yo, y es la Virgen de los Remedios. Porque se han estudiado toda mi vida y han estudiado mucho lo que es la romería y a la Virgen. Y cuando he visto el vestido me he visto ahí, y han captado perfectamente en un vestido la esencia de lo que es aquello, de lo que soy yo, y de mi Virgen. Todo ello han sido capaces de bordarlo en un vestido a la perfección.