Presentada la 8 edición de la Noche Europea de los Investigadores

La 8 Noche Europea de los Investigadores se celebrará el viernes 27 de septiembre y el Jardín Botánico de Córdoba será uno de sus enclaves principales

La Noche Europea de los Investigadores ha sido presentada hoy  por el rector de la Universidad de Córdoba (UCO), José Carlos Gómez Villamandos y el vicerrector de Investigación y Desarrollo Territorial de la institución universitaria, Enrique Quesada.

Asimismo han asistido, el vicedirector del IESA-CSIC, Sebastian Riken, y la teniente de alcalde y delegada de Casco Histórico del Ayuntamiento de Córdoba, Laura Ruiz.

Una iniciativa que, según Quesada,  “tiene como objetivo ver, oir y tocar ciencia”. Cuenta con una gala central que se celebrará a las 19.00 horas del viernes 27 de septiembre”.

En esta edición, destaca una programación dirigida específicamente a la provincia, compuesta por la actividad La Noche en Ruta. Cinco grupos de investigación han visitado lugares emblemáticos de la provincia para mantener encuentros con las comunidades de vecinos.

Otra actividad a destacar es Ingenios en Ruta, en el que se realizarán talleres prácticos en centros escolares.

Jardín Botánico

Laura Ruiz, que también es la presidenta del IMGEMA (empresa municipal que gestiona el Jardín Botánico), ha puesto de manifiesto que la colaboración que el Ayuntamiento de Córdoba sigue manteniéndose un año más.

Y es de esta manera porque el Jardín Botánico de nuestra ciudad lleva en su propio ADN la tarea investigadora desde su creación.

Por otro lado, se mantiene la jornada de puertas abiertas en este recinto el día 22 y la actividad Patios de Ciencia, en el que grupos reducidos podrán mantener encuentros con grupos de investigación en típicos patios cordobeses.

Destaca la Feria de los Ingenios, actividad científica en el Rectorado de la UCO  abierta a todos los públicos y en la que los asistentes podrán realizar experimentos y talleres interactivos.

La Noche Europea de los Investigadores invita a los asistentes a descubrir el lado más humano de la investigación.