Un investigador de Córdoba, premiado en Jaén por catalogar 53 humedales y 31 salinas

El trabajo de Vega-Pozuelo, ha logrado el Premio de Investigación Agraria y Medioambiental 2019 del IEG

El investigador cordobés Rafael Vega-Pozuelo, ha sido premiado por el Instituto de Estudios Giennenses (IEG). Órgano autónomo de la Diputación de Jaén, cuya función principal es el fomento y estudio de la cultura, las ciencias y el arte local y provincial. El estudio saca a relucir la existencia de 53 humedales y 31 salinas continentales. En la actualidad los inventarios oficiales contemplan 7 humedales y 27 salinas, en el Suroeste de la provincia de Jaén.

El trabajo de Vega-Pozuelo, ha logrado el Premio de Investigación Agraria y Medioambiental 2019 del IEG. Forma parte de la Línea de Investigación ‘Patrimonio cultural y territorio’, que es de carácter interuniversitario de las universidades de Córdoba, Extremadura, Huelva y Jaén, y que ampara la tesis doctoral del autor, titulada ‘Humedales estacionales y salinas del Guadalquivir medio’.

Rafael Vega-Pozuelo

Vega-Pozuelo, asesor técnico de la empresa pública Tragsatec para los espacios naturales del Sur de la provincia de Córdoba, es doctor y colaborador honorario del Departamento de Geografía y Ciencias del Territorio y en Patrimonio y grado en Derecho, todo ello por la Universidad de Córdoba (UCO), e investigador del Grupo del Plan Andaluz de Investigación de Investigación ‘Estudios de Geografía HUM-244’.

En relación con su trabajo y en declaraciones a Europa Press, Vega-Pozuelo, que recibirá el próximo miércoles citado premio, ha afirmado que “la campiña de Jaén esconde secretos entre el mar de olivos y campos de labranza”, como son los “pequeños humedales y salinas que regalan un soplo de aire fresco a quienes contemplan el paisaje”.

Humedales

Según recoge el trabajo, “los humedales de la zona de estudio poseen, en sí mismos, algunos de los ecosistemas más singulares y de alto valor ecológico de Europa, de forma intrínseca y también debido, entre otras razones, a la riqueza faunística y florística que albergan”.

Por ello, “la presencia de estas higrocoras (humedales) en medio de un ambiente tan hostil y homogéneo como el de la campiña, contribuye a aumentar la diversidad y estructura de este paisaje estepario”.

El estudio se ha llevado a cabo en la cuenca hidrográfica del Guadalquivir, en el territorio comprendido entre los ríos Guadalbullón y Guadajoz, sobre una superficie de 296.828 hectáreas, con un perímetro aproximado de 301.285 metros y en 33 municipios de la provincia de Jaén.

Para ello, Rafael Vega-Pozuelo ha hecho salidas de campo, tras un amplio trabajo de investigación histórica, a lo largo de cuatro años, lo que le ha permitido situar 53 humedales estacionales en 13 municipios del Suroeste jiennense. Diez de ellos en Jaén capital, nueve en Valdepeñas de Jaén, ocho en Martos. Seis en Torredonjimeno, cinco en Alcaudete, cuatro en Torredelcampo, tres en Fuensanta de Martos. Dos en Santiago de Calatrava y Villadompardo, y uno en Alcalá la Real, Escañuela, Lahiguera y Porcuna.

El autor premiado ha destacado que, de estos humedales estacionales, han desaparecido el 30,3 por ciento, mientras que un 30,6 por ciento está en regresión, es decir, en grave peligro de desaparecer.

Salinas

En cuanto a las salinas, Vega-Pozuelo refiere en su trabajo que se trata de “viejas evocaciones del Jurásico mar de Tetis, que consiguen salar el agua dulce de la lluvia”, y que “la sal se convierte en un elemento vertebrador del paisaje, con un valor patrimonial muy importante”.

De las 31 catalogadas y estudiadas, cinco están en los términos municipales de Santiago de Calatrava y Torredonjimeno, cuatro en Porcuna, tres en Villadompardo y Jaén, dos en Alcaudete, Castillo de Locubín, Higuera de Calatrava y Torredelcampo, y una en Alcalá la Real, Fuerte del Rey y Jamilena.

Un total de 27 de estas salinas han desaparecido, según el estudio elaborado por el investigador cordobés, mientras que dos se encuentran en una tendencia progresiva, una está estable y otra se encuentra en regresión.

El trabajo realiza propuestas para la conservación de “este rico patrimonio”, que pasan por agrupar los humedales y salinas en “complejos de humedales” y “complejos salineros”, y abordar su protección a través de los instrumentos que ofrece la Directiva Europea de Hábitats, mediante su declaración como Lugares de Interés Comunitario, y su integración en la Red Natura 2000.

Vega-Pozuelo apuesta por “otorgar un valor añadido a la sal procedente de las salinas de interior de Jaén, mediante su declaración como Indicación Geográfica Protegida (IGP), de tal manera que se revalorice este producto de enorme calidad”.

El Premio de Investigación Agraria y Medioambiental del IEG nació en 1994 como la transformación del Premio de Investigación Agraria, creado por el Instituto de Estudios Giennenses en 1979, con lo que se trataba de ampliar su ámbito temático.

La distinción reconoce los trabajos de investigación sobre los recursos agrarios y medioambientales de la provincia de Jaén o de interés para la misma en materia agraria y medioambiental.