Sadeco propone la suspensión de la tasa de recogida de residuos para los negocios cerrados

La Delegación de Hacienda estudia el mecanismo para la aplicación de esta medida durante el Estado de Alarma

tasa recogida de residuos
Un trabajador de la Empresa Municipal de Saneamientos de Córdoba | SADECO

La Empresa Municipal de Saneamientos de Córdoba ha propuesto que los propietarios de los negocios que se encuentran cerrados debido al estado de alarma. Por consiguiente no generan ningún tipo de residuos y Sadeco pretende que dejen de pagar la tasa del servicio de recogida durante dos meses.

Sadeco ha propuesto esta medida tras recibir varias solicitudes en ese sentido a través del buzón de la empresa. Su presidente, el teniente de alcalde de Infraestructuras, Sostenibilidad y Medio Ambiente, David Dorado, considera que esta medida “es de justicia” para los responsables de estos negocios. Esta propuesta ya ha sido trasladada a la Delegación de Hacienda, que está estudiando el mecanismo para su aplicación.

Sadeco recogerá a domicilio los residuos de las personas afectadas por COVID-19

La empresa municipal de Saneamientos de Córdoba pone en marcha un servicio de recogida domiciliaria de residuos en centros y viviendas donde residen personas afectadas por el COVID-19 o bien que se encuentren en aislamiento por sospecha de contagio, según informa Sadeco.

Para la realización de este servicio, Sadeco pone a disposición de los cordobeses un número de teléfono (957 762 000) y un correo electrónico ([email protected]). A través de los cuales podrán enviarse las solicitudes para la recogida domiciliaria de los residuos de las personas en aislamiento.

La solicitud será validada por la autoridad sanitaria competente. Tras la solicitud y su correspondiente comprobación, la empresa municipal hará entrega a los solicitantes de un cubo para uso exclusivo, información e instrucciones específicas de uso. Así como de la recogida de residuos con el protocolo de gestión de residuos en domicilio. El mismo está elaborado por Sadeco y los usuarios –pacientes o cuidadores en su caso– deberán seguir.