Santaella, Catedral de la Campiña te invita a comerte su historia

‘Cómete la historia de Santaella’, una experiencia turística exclusiva que ofrece gastronomía, arte, enología, cultura, patrimonio y ecología. Disponible sólo en dos fechas, 3 y 31 de agosto y limitado para 40 personas

 

La experiencia…

Tras la recepción en la Plaza Mayor de Santaella, los invitados serán trasladados en autobús hasta la Viña Ecológica de Bodegas Robles. Allí podrán conocer el origen ecológico del vino Pedro Ximénez y degustarlo.

A continuación nos trasladaremos al Museo Histórico “Casa de las Columnas de Santaella”. Se trata del centro neurálgico del patrimonio de Santaella, donde se realizará una visita guiada teatralizada a cargo de la Compañía de Teatro “Teatrados” en la que diferentes personajes cobrarán vida para trasladar al visitante a su época.

Al término, en un lugar mágico como el patio del museo, bajo la luz de las estrellas, se degustarán maravillosas recetas de la Chef Miriam Cózar de BIODIVERXA. La Chef recreará con rigor histórico y antropológico 5 platos ambientados en el mundo íbero, con productos ecológicos y autóctonos de Santaella. Estos platos estarán acompañados de una cata guiada de cuatro Vinos Ecológicos de Bodegas Robles.

Como despedida, un brindis final en la Sala XII del Museo, que recrea una bodega.

Un viaje al pasado a través del paladar

5 platos ambientados en el mundo íbero, de la mano de la Chef Miriam Cózar

 Ensalada con carne roja ahumada, brotes de verduras tiernas, flores, frutas silvestres y vinagreta. Este plato nace de la recolección y la caza, y de los viajes de un pueblo que comercia y que tiene que crear técnicas para alimentarse en sus desplazamientos.

 Espárragos y guisantes con frutos secos y pescados ahumados o en salazones aliñados con garum. El comercio que subía por el Guadalquivir traía el mar al interior, este plato resalta la constante relación del campo y el mar a través del río.

 Verano de recolección y huerta: Higos, hierbas aromáticas, queso de oveja y flores. La recolección de frutas y hierbas cultivadas y silvestres es la manera más habitual de preparar la comida diaria. Este plato manifiesta la biodiversidad del entorno local y la abundancia de la temporada.

 Cerdo asado sobre ensalada de brotes recolectados, ciruelas secas, mostaza africana, tallos de vid, y aliño con agraz. Este plato rememora los grandes asados comunitarios, con su gran consumo de cerdo y su relación con la vid, pues fueron los íberos turdetanos los primeros en hacer el vino.

Postre Cuajada de leche de oveja con orejones, miel, nueces, flores y aromáticas. Las ovejas eran una de las mayores cabañas íberas, con su leche y frutas y frutos secos, exploramos sus conocimientos de las plantas y de la miel como dulce y como elemento de conserva.