Se enfrenta a un delito de apropiación indebida por quedarse con una planta de cribado alquilada

La Fiscalía ha pedido una pena de tres años de cárcel y una multa de 2.700 euros. La máquina está valorada en más de 57.000 euros

La Fiscalía ha pedido una pena de tres años de cárcel y una multa de 2.700 euros para un hombre acusado de un delito de apropiación indebida. Supuestamente tras quedarse con una planta de cribado que alquiló y que se llevó a Marruecos. El juicio se celebrará el día 25 de septiembre en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba.

Según recoge la calificación del Ministerio Público, el procesado, administrador de una empresa, firmó con otra entidad en 2008 el contrato de arrendamiento de la planta móvil para cribado portátil por un importe de unos 140.000 euros y un plazo de 60 meses.

No obstante, en 2013 la propietaria de la planta notificó al acusado que debía poner a disposición y devolver la máquina “ante el incumplimiento de las condiciones del contrato”.

Sin embargo, el procesado “no solo no cumplió con pagar las cuotas del arrendamiento”, sino que además la trasladó a Marruecos, donde al parecer se encuentra “sin que sus propietarios pueden hacerse con ella ante los elevados costes” de su traslado a la Península. La máquina está valorada en más de 57.000 euros.