El Aeropuerto de Córdoba realiza un simulacro de emergencia nocturno

El ejercicio ha girado en torno a un avión que impacta contra el terreno y se incendia. Han participado personal de Aena y efectivos de organismos externos

El Aeropuerto de Córdoba ha realizado este pasado miércoles un simulacro emergencia nocturno aéreo. Con el objeto de evaluar los procedimientos establecidos en su Plan de Autoprotección. Así como de poner a prueba la coordinación y capacidad de respuesta de los diferentes colectivos (externos e internos) que atenderían una emergencia de este tipo.

Todos los aeropuertos de Aena disponen de un Plan de Autoprotección. Destinado a minimizar las consecuencias que tendrían un accidente aéreo o cualquier incidente que se produjera en instalaciones aeroportuarias. Para velar por las vidas humanas y la continuidad de la operatividad.

El plan se mantiene actualizado mediante la celebración de simulacros generales de emergencia aérea (cada dos años) y simulacros periódicos parciales. El ejercicio se enmarca en el primero de los dos grupos, aunque todos persiguen el mismo fin. Analizar los tiempos de reacción de los colectivos implicados y optimizar la coordinación entre ellos.

En esta ocasión, el simulacro general ha tenido lugar en horario nocturno. Se trata de la primera vez que se desarrolla en esas condiciones y el motivo ha sido añadir complejidad al ejercicio. Ya que ha requerido, entre otros medios, la utilización de sistemas auxiliares de iluminación.

Desarrollo del simulacro

El simulacro emergencia nocturno ha girado en torno a un avión comercial tipo Cessna Citation que, a causa de una fuerte cizalladura, pierde el control en el aterrizaje e impacta contra el terreno, incendiándose posteriormente. Al observar lo ocurrido, la torre de control alerta al Centro de Operaciones (CEOPS), que avisa al Servicio de Extinción de Incendios (SEI) del aeropuerto y activa el Plan de Autoprotección. Declarando la alarma general y llamando al 112 para solicitar su participación.

Nada más recibir el aviso, los bomberos se dirigen al lugar del accidente (entre la cabecera 03 de la pista y el río), con el objeto de controlar el incendio en el área crítica, acceder a la cabina del avión, extinguir las llamas en su interior, ventilarla y rescatar a aquellos ocupantes que no pudieran salir de ella por su propio pie.

Una vez culminada la evacuación del avión, se han clasificado los heridos por parte de los efectivos sanitarios, con el fin de establecer la urgencia que requería la atención médica para cada uno de ellos. De los cuatro ocupantes de la aeronave (dos tripulantes y dos pasajeros), uno ha resultado herido grave, dos de pronóstico reservado y otro leve.

Para el caso del herido grave, el rescate ha sido especialmente difícil, ya que se encontraba atrapado y los bomberos han tenido que proceder a su excarcelación con los equipos técnicos necesarios.

Una parte del simulacro se ha centrado en la atención a los familiares de las víctimas, para los que se ha activado una sala específica en el edificio terminal. Por cada víctima de accidente aéreo, suelen desplazarse al aeropuerto varias personas de su entorno más cercano. Lo que indica la importancia de poner a prueba los protocolos existentes en este ámbito.

Colectivos participantes

En la realización de este simulacro ha participado personal de diferentes colectivos, tanto de Aena como de organismos externos. En cuanto a los medios internos, los principales efectivos participantes han sido el SEI, CEOPS, vigilantes de seguridad, técnicos de mantenimiento y torre de control (técnicos AFIS).

Operativos participantes externos

Respecto a los externos, han intervenido:

  • Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado
  • Policía Local de Córdoba
  • Bomberos del Ayuntamiento
  • Protección Civil de la Junta de Andalucía
  • 061
  • Ambulancias Córdoba
  • Figurantes de la Escuela Politécnica Superior de Córdoba y de la Escuela de Arte Dramático de Córdoba.