La Guardia Civil denuncia a dos sociedades de cazadores de la provincia por soltar perdices para su caza sin autorización

La Guardia Civil sorprendió a una persona relacionada con el coto cuando realizaba la suelta de las perdices

El SEPRONA, ha denunciado a dos sociedades de cazadores del Este de la provincia, por carecer de licencia para la suelta de perdices.

La patrulla del SEPRONA de la Guardia Civil de Baena había tenido conocimiento a través de varias informaciones recibidas, que en dos cotos de caza de la provincia, pudieran estar criando perdices en cautividad para su posterior suelta en terrenos cinegéticos.

Durante el desarrollo de la investigación se tuvo conocimiento que, en fechas recientes, se iba a realizar la suelta de perdices en dos cotos de la zona Este de la provincia. Ante ello, se establecieron los servicios oportunos para comprobar dicha información.

Fruto de uno de estos servicios la patrulla del SEPRONA de Baena, observó en uno de los cotos a dos personas relacionadas con el coto. Al ser identificados por los guardias civiles, mostraron un gran estado de nerviosismo. Se procedió a reconocer de forma exhaustiva la zona, localizándose una jaula de grandes dimensiones conteniendo en su interior unas 35 perdices.

Consultada una de estas personas sobre el fin de dicha jaula, manifestó que la jaula era para que las aves se acostumbrasen al terreno, para su posterior suelta y caza. Igualmente, informó que las mismas eran criadas en una explotación ganadera cercana.

45 parejas reproductoras, 35 perdices y 120 crías intervenidas

Posteriormente, se procedió a la inspección de la citada instalación. Allí se observó una parcela de grandes dimensiones conteniendo un total de 45 parejas reproductoras y unas 120 crías aproximadamente, siendo los ejemplares jóvenes los que se sueltan en el coto de caza. Asimismo, se observó una incubadora, gran cantidad de pienso y tres voladeros para que las perdices, antes de ser soltadas al campo, se adapten a volar.

Ante estos hallazgos, se solicitó de estas personas la autorización para la suelta de perdices, y el libro de explotación ganadera. Los agentes comprobaron que carecía de todo tipo de autorización. Se le informó que se iba a proceder a la instrucción de los pertinentes expedientes de denuncia por carecer de licencia de actividad para la tenencia de una explotación ganadera para la producción de especímenes de perdiz y también por la suelta de perdices careciendo de autorización. Asimismo, se procedió a la intervención de las perdices, las cuales quedaron en depósito a disposición de la Delegación de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía.

40 perdices en otro coto

Seguidamente, la patrulla del SEPRONA de Baena, se trasladó al otro coto, donde también localizó en la zona otra jaula conteniendo en su interior 40 perdices. Posteriormente se personó en la zona una persona relacionada con el coto quien procedió a la suelta de unas 40 perdices que transportaba en el interior de su vehículo, desplazándose seguidamente hasta el lugar donde se encontraba la jaula, al parecer, para realizar la suelta de las perdices que había en su interior.

Ante ello, tras proceder a su identificación, se le solicitó la pertinente autorización para la suelta de las aves dentro de terreno cinegético, así como la procedencia de las mismas, manifestando que carecía de autorización y que el motivo de la suelta de perdices era porque así se lo habían trasmitido desde la sociedad de cazadores.

Como consecuencia de lo anterior se procedió a la instrucción del pertinente expediente de denuncia a la sociedad de cazadores por realizar una suelta de perdices sin la pertinente autorización para ello.