La primera subasta de medicamentos caduca en noviembre

El nuevo gobierno de la Junta de Andalucía ha anunciado ya en varias ocasiones su intención de acabar con la subasta de medicamentos, una noticia que ha alegrado al sector  farmacéutico que pide cautela a los pacientes ya que hasta dentro de dos años no se acabaría con este sistema.

La subasta de medicamentos es una medida que puso en marcha el antiguo gobierno andaluz en el año 2011, ahora, el Partido Popular anuncia que va a poner fin a este sistema, pero ¿qué es exactamente la subasta de medicamentos?
“La subasta de medicamentos comienza con un Real Decreto en el año 2011, un decreto que publica la Junta de Andalucía donde establece una serie de medidas urgentes para la prestación farmacéutica y hay algunas medidas que intervienen sobre la ley de farmacia. La ley de farmacia en el Artículo 60 establece la manera, mediante una convocatoria de medicamentos, conocida como la subasta. Es decir, cuando hay un principio activo que la Junta de Andalucía cree conveniente establecer hace un concurso entre los laboratorios que quieren participar, que han sido pocos, y presentan sus pujas. La que es seleccionada, el farmacéutico a partir de ese momento está obligado a dispensar, cuando venga por principio activo, el seleccionado por la Junta de Andalucía”, ha informado a este medio Rafael Casaño, tesorero del Colegio de Farmacéuticos de Córdoba.
Pongamos un ejemplo, el famoso Nolotil, cuyo principio activo es el metamizol. “El metamizol sale a subasta, los laboratorios que han querido participar dan un dinero por quedarse con esa puja. En este caso, el laboratorio Aristo es el que se ha quedado con el metamizol. ¿Qué es lo que ocurre? Cuando un médico prescribe por principio activo el metamizol el farmacéutico está obligado a dispensar el de Aristo, ni el paciente puede elegir, ni el médico tiene la capacidad de elegir ni tampoco el farmacéutico de dispensar el que quiera, sino el que ha venido establecido por la Junta de Andalucía”.
FOTO: RAFA ALCAIDE
Una medida a la que los farmacéuticos se han mostrado contrarios y que ha generado cierta confusión entre los pacientes. “Actualmente tenemos ya 14 subastas que cubren hasta 600 medicamentos, estamos hablando de 90 principios activos. Esto ha provocado una situación única en España, es decir, en Andalucía somos los únicos que estamos sometidos a este mecanismo. Los farmacéuticos siempre hemos sido contrarios a este sistema, eso sí, fieles cumplidores, ¿por qué? porque lo tenemos establecido por norma y porque tenemos una lealtad institucional que siempre hemos cumplido. Contrarios siempre lo hemos sido por distintas motivaciones, la principal porque se crea un agravio comparativo entre los pacientes andaluces. Un paciente andaluz que va a una oficina de farmacia en Andalucía no puede elegir el medicamento que quiera que se le dispense, en el resto de España con esa misma receta podría seleccionarlo. Tenemos también situaciones de confusión. Un paciente va a una oficina de farmacia y un mes hay una falta, un desabastecimiento del producto que ha elegido la Junta de Andalucía, suelen ser laboratorios pequeños los que han participado en la subasta, entonces el paciente no encuentra su medicamento y hay que cambiarlo por otro. Ese mes le estamos creando una situación que hace que la adherencia a esos tratamientos sea poca, porque le vas cambiando los medicamentos”.
El anuncio de su fin ha sido bien acogido por el sector farmacéutico andaluz, si bien piden cautela ya que según afirman los farmacéuticos son muchas las personas que acuden a la farmacia creyendo que ya pueden elegir el fármaco que quieran. “Nosotros lo que conocemos ahora mismo es una declaración de intenciones. Jesús Aguirre, actual consejero de salud, nos ha manifestado su intención de quitar la subasta, pero a día de hoy podemos decir que la situación sigue igual que el día de antes de que entrara el Partido Popular en la Junta de Andalucía”.
Y es que según informó en su día el consejero, se iban a respetar los compromisos ya adquiridos con los laboratorios que resultaron adjudicatarios de la última subasta de medicamentos, realizada en 2018, por tanto, hasta que no acaben dichos contratos seguirá habiendo subasta de medicamentos.
“La primera subasta que caduca es en noviembre de este año, será entonces cuando los pacientes puedan elegir el medicamento que lleve el principio activo del grupo 12, ya que según nos ha indicado el consejero su intención es dejarlos morir, es decir, no renovar esos contratos ni realizar ninguna subasta más. Así nos situaríamos en el 2021, ya que la última subasta se ha realizado en 2018 y será entonces cuando prescriba”.