Los cooperativistas de Torre del Agua estudian iniciar una demanda contra Caixabank

120 familias de Córdoba siguen afectadas por la paralización de las obras de culminación de las zonas comunes de la Torre del Agua. Una concentración a las puertas de Caixabank ha servido como acto de protesta

“Por un barrio sin grúas sobre nuestras cabezas”. “Por una urbanización con zonas comunes”. O “La Caixa nos ahoga, pero nada en nuestros intereses”. Con estas frases en diferentes pancartas, cerca de cincuenta cooperativistas del Complejo Residencial Torre del Agua se han concentrado a las puertas de la sede en Córdoba de CaixaBank (avenida de Gran Capitán) para manifestar su enfado por los diferentes y complejos problemas que, a día de hoy, les impide vivir en sus pisos.

El abogado de la cooperativa, Rafael Perales, ha comparecido ante los medios de comunicación para explicar los motivos de la concentración en la que se han visto representadas 120 familias de Córdoba. En este sentido, ha remarcado que “Caixabank se ha negado a asumir responsabilidades de la terminación de la obra como administradora real de hecho en esa obra en construcción cuando todos los presupuestos los han monitorizado”.

Por esta razón, los cooperativistas se reunirán el próximo 3 de diciembre. Lo harán para calcular los gastos judiciales que les llevaría iniciar un proceso de demanda contra la entidad bancaria por responsabilidades. Así como los de la culminación de las zonas comunes que comparten las tres promociones de viviendas del entorno de la glorieta Amadora: Claro del Agua, Azud del Agua, y Torre del Agua.

Perales ha informado que “Caixabank dice que ellos son meros financiadores del proyecto”. Pero “los documentos, pruebas y contabilidad demuestran otra cosa desde mi punto de vista”. Porque “la obra a día de hoy está parada” y “los cooperativistas han pagado el precio que se les prometió que costaría sus viviendas”.

Torre del Agua
Los cooperativistas, durante la protesta a las puertas de Caixabank | Foto: RAFA ALCAIDE

Una década de problemas

El bloque de la Torre del Agua tiene un nivel de ejecución del 80%. Han tenido que pasar diez años para que, tras los cambios en el Plan Parcial del Cortijo del Cura, se favoreciera la ejecución de este edifico de 49 metros y catorce plantas impulsada en 2008 por ÑXXI. Sin embargo, el proyecto tuvo diferentes promotores y cambios en sus características hasta que este pasado verano se pararon los trabajos por parte de Teginser.

Los socios decidieron renunciar a la conclusión de la obra por la reclamación por parte de Caixabank de unos sobrecostes a las cantidades ya abonadas. En este sentido, el letrado del consejo rector aseguró que la información recibida por los cooperativistas era que las obras que restan para culminar la obra de glorieta Amadora costaban 1,2 millones de euros, lo cual encarece cada vivienda entre 50.000 y 55.000 euros.

La gestora de la Torre del Agua, Cooviur Desarrollos, impulsa esta infraestructura en su última etapa. Cada una de las 38 viviendas llama la atención por contar con piscina en cada terraza privada desarrollada en régimen de cooperativa. Pero tanto los proveedores afectados por la paralización de la obra como la gestora se han mantenido sin movimientos. De este modo, el edificio queda en una situación desconcertante por la posible disolución de la cooperativa.

La promoción se extiende a las promociones Azud del Agua y Claro del Agua, cuya construcción también se encargó a Teginser. El primero está pendiente de ejecución y el segundo ya está terminado aunque carece de zonas comunes.