Un estudio en zoológicos muestra que el 42% de los animales ha sido infectado por el parásito de la toxoplasmosis

La toxoplasmosis es una enfermedad parasitaria que puede transmitirse de animales a humanos (zoonosis)

toxoplasmosis

Un equipo de la Universidad de Córdoba (UCO) ha realizado un estudio en zoológicos que muestra que el 42% de los animales ha sido infectado por el parásito ‘Toxoplasma gondii’. Parásito causante de la toxoplasmosis. Una enfermedad parasitaria que puede transmitirse de animales a humanos (zoonosis).

La UCO ha detallado que está “ampliamente distribuida a nivel mundial”. Pese a que generalmente cursa de forma asintomática, se considera “una causa importante de trastornos reproductivos en diversas especies. Incluido el ser humano”.

Aunque los felinos son los hospedadores definitivos, todas las especies de sangre caliente son potencialmente susceptibles de infectarse. Se trata de una enfermedad de gran importancia en sanidad animal y salud pública. Está asociada principalmente a trastornos reproductivos, así como alteraciones nerviosas y respiratoria en individuos inmunodeprimidos.

393 animales y 91 especies

Los resultados obtenidos en un estudio recientemente realizado en diferentes zoológicos de España por el grupo de Enfermedades Infecciosas del Departamento de Sanidad Animal de la UCO indican que el 42% de los 393 animales de zoológicos analizados presentaron anticuerpos frente a ‘Toxoplasma gondii’. Esto demuestra que en algún momento de sus vidas tuvieron contacto con este parásito. Además, se encontraron animales positivos en todos los zoológicos analizados.

El estudio, en el que se obtuvieron muestras de suero sanguíneo de 393 animales pertenecientes a 91 especies diferentes, ha sido posible gracias a un convenio de colaboración con diferentes zoológicos de España.

“Los resultados no son alarmantes desde el punto de vista de la salud pública, ya que muchas personas ya tienen inmunidad y el riesgo de contagio a las personas a través de animales de zoológico es muy limitado”, ha explicado Ignacio García, uno de los autores del estudio junto a los investigadores David Cano, Sonia Almería, Javier Caballero, Débora Jiménez, Sabrina Castro y Jitender P. Dubey.

No obstante, a tenor de los resultados obtenidos, “la infección por este parásito sí podría convertirse en un problema de conservación en determinadas especies en peligro de extinción presentes en los zoológicos. Especialmente animales en periodo de gestación o determinadas especies particularmente sensibles a la infección”.

Ignacio García destaca que “es necesario aplicar medidas de prevención en los zoológicos destinadas a evitar la circulación del parásito en estos centros”.

Algunas alternativas para limitar esta propagación, ha explicado el investigador, pasan por establecer programas eficientes para el control de roedores. Evitar el acceso a los zoológicos de gatos callejeros. Lavar adecuadamente la fruta y vegetales y congelar la carne antes de alimentar a estas especies.