Un puntero láser no es un juguete

Es una herramienta de trabajo para profesionales, no está prohibidos, pero hay que hacer un correcto uso del puntero láser o podemos arrepentirnos toda nuestra vida

Es una herramienta de trabajo para profesionales, no está prohibidos, pero hay que hacer un correcto uso del puntero láser o podemos arrepentirnos toda nuestra vida

El uso inadecuado del puntero láser es un peligro potencial para la vista y debe evitarse siempre. A día de hoy no hay tratamiento quirúrgico ni médico para solucionar una quemadura en la retina de nuestros ojos. Sí que existen ayudas y soportes para hacer que se puede fijar la visión con otra zona pero es mejor evitarlas.

La pasada semana un niño, menor de edad, ingresó de urgencia en el Hospital La Arruzafa de Córdoba con una quemadura en la mácula de ambos ojos tras la exposición durante segundos a un puntero láser de color verde. Este accidente afectó a las neuronas de la zona central de la visión donde hay una serie de neuronas muy sensibles a cualquier daño. El tejido de estas neuronas no se regenera de forma natural, pero sí que puede suplirse en cierta medida por las células contiguas, aunque por el momento, las quemaduras por el láser impiden al chico ver con detalle y claridad y percibe sombras a través de sus ojos.

Los adultos deben proteger a los niños siempre que puedan del uso del puntero láser porque un mal uso del mismo puede cambiar su vida por completo. Y lo más importante, olvidar que sirve para entretener a los niños porque no es un juguete.

puntero láser
Un puntero láser, en la cámara de Ondamezquita TV | Lourdes Córdoba