La Universidad de Córdoba, ejemplo de normalidad dentro de la excepción

Tras la primera semana de confinamiento, alumnado y profesorado de la Universidad de Córdoba se acostumbran a la rutina de las clases desde casa

Tras la primera semana de confinamiento, alumnado y profesorado de la Universidad de Córdoba se acostumbran a la nueva rutina de las clases

La Universidad de Córdoba (UCO) ha echado el cierre este lunes a la gran mayoría de sus instalaciones. Exceptuando el Rectorado, Rabanales y las Residencias Universitarias, estas últimas con restricciones, ninguna otra infraestructura del organismo docente se encuentra ya abierta el público. Un hecho que, por otro lado, no quiere decir, ni mucho menos, el fin de las clases. Así lo especificó tras el decreto de estado de alarma la vicerrectora de Estudiantes de la UCO, Carmen Balbuena, a través de un mensaje dirigido al estudiantado.

Ahora, y tras finalizar la primera semana de confinamiento por el Coronavirus, Balbuena ha valorado el “comportamiento ejemplar” por parte tanto de profesorado como de alumnado.

Desde que se decretara el estado de alarma, los 18.000 alumnos y alumnas que estudian en la Universidad de Córdoba, continúan con su formación, eso sí, desde casa. A través de la plataforma Moodle, utilizada ya en las clases presenciales, las lecciones continúan manteniendo una relativa normalidad.

“Digamos que nuestro aula ahora es la red, internet, y es un aula virtual compartida por todos”, explica. En este sentido, una de las normas básicas que se ha seguido para mantener la rutina es mantener, también, los mismos horarios. “La única forma que hay de poder hacerlo de una forma estructurada y ordenada es respetar los horarios que tendríamos si tuviéramos que asistir a nuestra facultad”, apunta.

De esta forma, las clases continúan como antes, con la única excepción, reconoce Balbuena, de que “cambia el canal y los medios con los que contamos para desarrollar la docencia”.

Los exámenes… NO se suspenden

Universidad de Córdoba
Imagen del Rectorado de la Universidad de Córdoba.

Continúan las clases pero… ¿se mantienen los exámenes? Esta es una de las preguntas que más se hicieron la pasada semana alumnos y alumnas de todo el país. Tanto es así que, por absurdo que parezca, se llegaron a expandir bulos tales como que todos los exámenes se iban a dar por aprobados. Algo que, por desgracia para muchos, no será así.

Al respecto de este tipo de pruebas, trabajos o proyectos, Balbuena confirma que seguirán dándose, aunque “hay que buscar otra forma de evaluar”. En este apartado, también será Moodle la herramienta a utilizar. Sin embargo, la vicerrectora explica que, si bien este portal es utilizado en clase presencial, ahora el profesorado no podrá controlar cómo desarrolla el alumnado su examen o proyecto. Es por ello que, ahora, es momento de “ser imaginativos” para “buscar otra manera de evaluar”.  Sin embargo, lo que sí que permite Moodle es “evaluar al alumnado de manera continua”, siendo visible en tiempo real si el alumno está en el chat o si envía o no dudas por el foro.

En cualquier caso, Balbuena reconoce la responsabilidad del alumnado, cuyo interés por continuar con su aprendizaje ha sido encomiable. Precisamente al conjunto de alumnos y alumnas de UCO, Balbuena insiste en la lección, quizás, más importante hoy: “tenemos que quedarnos en casa

Esto no es un rollo, ni un juego, esto es algo serio”, ahonda. “Y la única manera que tenemos que salir de este desierto es quedarnos en casa y evitar el contagio”. Tanto es así, que “somos la mayor parte de esas vacunas que todo el mundo se está esforzando en desarrollar para que volvamos a pasearnos por las calles de Córdoba”, concluye la vicerrectora.