Unos padres denuncian que su hija de nueve años sufre acoso por WhatsApp

La menor sufre acoso por una compañera de clase de la misma edad a través de esta red social. Los padres han solicitado un cambio de colegio inmediato

Unos padres de una niña de nueve años han interpuesto una denuncia, que se encuentra ya en los juzgados, ante un colegio de la capital cordobesa y la Inspección de Educación después de alertar de que su hija de nueve años supuestamente sufre acoso por una compañera de clase de la misma edad a través de mensajes por la aplicación WhatsApp.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes cercanas al caso y ha adelantado ‘Diario Córdoba’, que ha detallado que los padres han solicitado el cambio de colegio de su hija, concretamente del colegio concertado Santos Acisclo y Victoria del Naranjo, al tiempo que no descartan que se hayan producido más amenazas, no solo de la presunta autora, sino de otras niñas, que no han sido registradas en ninguna parte.

La respuesta del centro es que ya se ha activado el protocolo correspondiente y que la situación se ha resuelto, aunque los padres no están conformes. “En el colegio no nos han explicado las medidas disciplinarias adoptadas y a nosotros no nos consta que se haya hecho nada”, según han explicado los progenitores.

Tanto la madre como el padre coinciden en que, de un tiempo a esta parte, la menor ha perdido el apetito y tiene problemas para conciliar el sueño, “porque se siente aislada del resto de compañeros“, si bien no se queja. “Ella está confiada en que el año que viene no tendrá que volver a ese centro, le hemos explicado que a estas alturas del curso no se puede hacer nada, pero ¿quién nos dice que ella esté realmente bien ahora?”, han expuesto.

Posición de la Junta

Por su parte, la delegada territorial de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía en Córdoba, Inmaculada Troncoso, ha explicado que, en este caso, “el centro puso en marcha inmediatamente el protocolo” de acoso escolar, “en cuanto tuvo conocimiento de la denuncia por parte de los padres”, y se “ha ido comunicando puntualmente a la familia” de la menor el desarrollo del protocolo.

Sin embargo, según ha precisado Troncoso, “las conclusiones de este protocolo no han arrojado, en principio, que existan indicios de acoso”, ya que “parece ser que la niña tiene buenas relaciones con sus compañeros”, si bien “se le dijo a la familia que podían denunciar” ante la Policía Nacional, “teniendo en cuenta que esto ha sido un acoso producido a través del teléfono y de las redes sociales fuera del centro”.

En cualquier caso, según ha concluido la delegada de Educación de la Junta, “una vez abierto el protocolo”, no se cierra por completo, como se hace en estas situaciones, “y se mantiene la mirada en el caso, para hacerle el seguimiento a la alumna, así como a los posibles acosadores”.